anterior autor siguiente

      A TIRSA

¡Ah! ¿Qué mucho que al Sol que subía
se plagiara en divino esplendor
alma en quieto remanso la mía,
por abril, entre ramos en flor?

No cayera por brusca pendiente,
Y sería, como ante quizá,
Linfa pura y festiva el torrente
Que frenético y túrbido va.

Envidiosos me culpan con saña
Y me niegan al par honra y fe...
¡Estupenda y horrible patraña
triunfa, puesto en mi cólera el pie!

Y un consuelo has escrito a mis penas;
Y la tinta consagra el favor,
Si es carmín que ha corrido en tus venas
Y por mí ha pintado un rubor.

¡Con qué brotes la planta retoña!
La fortuna es infausta y no cruel,
Pues que al mísero escancia ponzoña
Y unge al vaso en el borde una miel.

Un misterio me asombra e infatua:
La ternura de un buen corazón,
Y que un viento derribe la estatua
Y no logre apagar el blandón.

¿Esperanzas? La suerte me abruma.
A rivales mi prez causó mal,
Y en mi afrenta redoro mi gloria
Y en la herida reclavo el puñal.

Sueño y rimo. La noche adelanta
Su prestigio parece de ti.
A lo lejos un pájaro canta
Y ¡ay! Me dice que lloras por mí.

Una estrella fugaz viene al suelo,
Deshilando en la sombra un fulgor...
Una lágrima rueda en el cielo...
Es de ángel que acude al dolor!

Cárcel de Veracruz. Noviembre de 1892

autógrafo

Salvador Díaz Mirón


subir volver Lascas (1901)   siguiente anterior
Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio