anterior autor siguiente

      "DATE LILIA"

Clava en mí tu pupila centellante
en donde el toque de la luz impresa
brilla como una chispa de diamante
engastada en una húmeda turquesa.

Deja que ruede libre tu cabello
como la linfa que desborda el cauce,
para que caiga en torno de tu cuello
como el follaje alrededor del sauce;

para que flote, resplandor de aurora
sobre tu rostro que el sonrojo empaña
como esas tintas con que el sol colora
la nieve que circunda la montaña;

para que al soplo de mi aliento vuele
y tu ígneo labio, cuya esencia adoro,
ría a través cual la amapola suele,
roja y vivaz, en el trigal de oro.

¡Habla! Mas sólo de placer. Exhala
el arrullo nupcial de la paloma.
¡Fuera el temor! La rosa de Bengala
no tiene espinas, mas tampoco aroma.

Tu acento de sirena me embelesa,
tu palabra es miel híblea derramada;
tu boca, que cerrada es una fresa,
se abre como se parte una granada.

Pero guardas silencio y te estremeces...
¿Por qué te aflige la mundana insidia?
Consuélate pensando que los jueces
que nos condenen, nos tendrán envidia.

¿No me oyes? ¿Cuál ha sido nuestra falta?
¿Es culpable la sed que apura el vaso?
¿Comete un crimen el raudal que salta
cuando halla un dique que le corta el paso?

¿Por qué triste y glacial como la muda
estatua del dolor bajas la vista
mientras tu mano anuda y desanuda
las puntas del pañuelo de batista?

¿Por que esa gota en que expiró un reproche
corre por tu mejilla ruborosa
como un hilo de aljófar de la noche
por un tímido pétalo de rosa

¿Por qué tu pecho en que el candor anida
tiembla con ansia cual batiendo el vuelo
palpita el ala de la garza herida
que pugna en vano por alzarse al cielo?

Vamos, ya está; que cese tu quebranto...
Alza tu bella cabecita rubia,
quiero ver tu sonrisa entre tu llanto
como un rayo de sol entre la lluvia.

La palma vuelve su cogollo espeso
a aspirar aire con gentil donaire
y ebria de amor en el festín del beso
estalla en flores, perfumando el aire.

Imita al árbol del desierto. Sacia
tu afán de dicha y que tu canto vibre.
¡Ave María, en plenitud de gracia,
joven hermosa, idolatrada y libre!

1882

autógrafo

Salvador Díaz Mirón


subir volver Poesías (primeros poemas)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio