anterior autor siguiente

      SONETO

PROSIGUE EN SU PESAR, Y DICE QUE AUN NO QUISIERA ABORRECER A TAN INDIGNO SUJETO, POR NO TENERLA ASÍ AÚN CERCA DEL CORAZÓN

Silvio, yo te aborrezco, y aun condeno
el que estés de esta suerte en mi sentido:
que infama al hierro el escorpión herido,
y a quien lo huella, mancha inmundo el cieno.

Eres como el mortífero veneno
que daría a quien lo vierte inadvertido,
y en fin eres tan malo y fementido
que aun para aborrecido no eres bueno.

Tu aspecto vil a mi memoria ofrezco,
aunque con susto me lo contradice,
por darme yo la pena que merezco:

pues cuando considero lo que hice,
no sólo a ti, corrida, te aborrezco,
pero a mí por el tiempo que te quise.

autógrafo

Sor Juana Inés de la Cruz


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Edición facsímil 1689
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Versos profanos. Grijalbo Mondadori S.A. 1998.