anterior autor siguiente

      SONETO

HABIENDO MUERTO UN TORO EL CABALLO A UN CABALLERO TOREADOR

El que Hipogrifo de mejor Rugero,
ave de Ganimedes más hermoso,
pegaso de Perseo, más airoso,
de más dulce Arión, delfín ligero

fue, ya sin vida yace al golpe fiero
de transformado Jove, que celoso
los rayos disimula, belicoso,
sólo en un semicírculo de acero.

Rindió el fogoso postrimero aliento
el veloz bruto, a impulso soberano;
pero de su dolor, que tuvo, siento,

más de afectivo y menos de inhumano:
pues fue de vergonzoso sentimiento
de ser bruto, rigiéndole tal mano.

autógrafo

Sor Juana Inés de la Cruz


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Edición facsímil 1692
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio