anterior autor siguiente

      CAPÍTULO I

Desde siempre nací contra el poder y más aún
contra el poder de mí mismo, y esto explicaba, según creía,
no sólo una pronta ignorancia de las normas y el especial empeño
que puse siempre en transgredirlas sino también
mi sostenida inseguridad y torpeza en tantas cosas
y hasta quizá incluso el triste modo
en que durante estos años he jugado
a quererte y a perderte.
                                Y aunque no lo pensaba con orgullo
quizá sí que en el fondo me consolaba
el creer que además de un doloroso tormento
la inseguridad y la torpeza podían ser
una extraña forma de decencia.
                                            Pero ahora
que reconsidero estas cosas siento
que mi incapacidad acaso no era más que un no atreverse
a encajar lo que la vida va trayendo
y que detrás de todo no dormían sino disfraces
y burdos modos de esconderse.
                                            Que, bien mirado,
quizá sí que ha podido ser
el vivir mi cobardía.
                            Pero mis poemas
jamás. Ni su soledad
herida.

autógrafo

Santiago Montobbio


subir volver Ética confirmada (1990)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio