anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        EL SAPO Y EL MOCHUELO

Escondido en el tronco de un árbol
estaba un mochuelo,
y pasando no lejos un sapo,
le vio medio cuerpo.
«¡Ah de arriba, señor solitario!»

—Dijo el tal escuerzo—:
«saque usted la cabeza, veamos
sí es bonito o feo».
«No presumo de mozo gallardo»;
—respondió el de adentro—:

«y aun por eso a salir a lo claro
apenas me atrevo»;
«Pero usted, que de día su garbo
nos viene luciendo,
¿no estuviera mejor agachado

en otro agujero?»
¡Oh qué pocos autores tomamos
este buen consejo!
Siempre damos a luz, aunque malo
cuanto componemos,

y tal vez fuera bien sepultarlo;
pero ¡ay, compañeros!
Más queremos ser públicos sapos
que ocultos mochuelos.

Hay pocos que den sus obras a luz con aquella desconfianza y temor que debe todo escritor que no esté poseído de vanidad.

firma autógrafa
Tomás de Iriarte


subir   poema aleatorio   Fábulas literarias (LXII)   siguiente / next   anterior / previous
facsímil Facsímil Edición 1872
facsímil Manuscrito 3.751 de la Biblioteca Nacional