Menú por TÍTULO y primer verso


Letra N


Letra M inicio Letra Ñ

letra A letra B letra C letra D letra E letra F letra G letra H letra I letra J letra K letra L letra M letra Ñ letra O letra P letra Q letra R letra S letra T letra U letra V letra W letra X letra Y letra Z

Nace de la escarchada fresca rosa

Nace de mí, de mi sombra

Nace el alba María

Nace el hombre, y llora y llora

Nace en la Sierra entre empinados riscos

Nace, vive y adelanta

Nacen puestos de gafas, y una piel de levita

NACER HOMBRE

NÁCETE AQUÍ MI NIÑO

Nací, como el rosal

Nací de honesta madre: diome el cielo

Nací do el cielo azul ríe sereno

Nací en Chile en 1953 y viví en varias

Nací en Cuba. El sendero de la vida

Nací en la Calle Pobreza

Nací en una revuelta

Nací, hermanos, en esta dulce tierra argentina

Nací siendo una idea

Naciendo el llanto humedeció tus ojos

NACIENDO EN LOS BOSQUES

NACIMIENTO DE CRISTO

NACIMIENTO DE CRISTO, EN QUE SE DISCURRIÓ LA ABEJA, ASUNTO DE CERTAMEN

NACIMIENTO DEL AMOR

NACIMIENTO DEL ÁNGEL

NACIMIENTO DEL FANTASMA

NACIMIENTO DEL POEMA

...Nació [Efraín Huertas]

Nació [Pablo Neruda]

Nació al azar en el terrón de Milos

Nació en el fondo de la mar bravía

Nació feroz, ni quien lo dude

Nació y murió

Naciones de la tierra, patrias del mar, hermanos

Naciste arrugado, triste, sucio, casi desperdicio

Naciste desde el fondo de la noche

Naciste en fresco bosque y yo en playas desiertas

Naciste en la tierra virgen

NADA [Julia de Burgos]

Nada [Enrique Villagrasa González]

Nada [Antonio Plaza]

NADA [Juan Ramón Jiménez]

NADA [Germán Pardo García]

NADA [Alejandra Pizarnik]

Nada a las fuerzas próvidas demando

Nada abandonaré si me separo

Nada ansío de nada

Nada como ese traje de pradera

nada de nada

Nada de ti. Tu ser es semejante

Nada deja mi paso por la tierra

Nada es en ti lejano. Tus recuerdos

NADA ES LO MISMO

Nada es más que un instante. Lo remoto

Nada es memoria: todo es invención

Nada escucha Elphistone— Je suis de mon coeur le vampiro—

Nada he visto tan negro como esta noche... nada

Nada igual a esta dicha

Nada inmisericorde: tu cáliz aparece

NADA MALO ME OCURRIRÁ

Nada más

Nada más natural que adorar a un árbol

Nada más solitario que el dolor

Nada me has dado y para ti mi vida

Nada me importa, blanca o negra mariposa

Nada me importa vivir

Nada me produce tanto terror

Nada mejor para cantar la vida

Nada o muy poco sé de mis mayores

Nada peor que un espacio vacío

Nada pierdo

Nada podrá apartar de mi memoria

Nada por siempre dura

Nada queda de ti que viva lejos

Nada quedará de nuestros corazones

NADA RESTA DE TI

Nada resta de ti... te hundió el abismo...

Nada. Sino esta mancha corrosiva

NADA SOBRE NADA

Nada supe de mí desde el instante

Nada te importa la verdad

Nada tiene que ver el dolor con el dolor

¿Nada todo? Pues ¿y este gusto entero

Nada turba mi ser, pero estoy triste

Nadaba entre la nada. Sin empeño

Nadaba yo en el mar y era muy tarde

Nadadora de noche, nadadora

Nadan con destellos

Nadi puede ser dichoso

NADIE [José Manuel Caballero Bonald]

Nadie [Julia de Burgos]

Nadie a tu lado

Nadie comprendía el perfume

NADIE CONOCE EL BIEN

Nadie conoce mi amor secreto

Nadie cual la mujer cultivar debe

Nadie debe ganar +

Nadie debe hacer ruido en el secreto corazón

Nadie desecha el superpasatiempo

Nadie dirá que en esta misma mesa

Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete

Nadie escuche mi voz y triste acento

Nadie fue ayer

Nadie ha visto más pureza

Nadie llegó hasta mí con este paso

Nadie lo dice, pero las Parcas

Nadie más cortesano ni pulido

¡Nadie me escucha!... ¡Nadie!... El eco sólo

Nadie percibió la belleza

Nadie rebaje a lágrima o reproche

Nadie remotamente se imagina

Nadie sabe el número exacto de los muertos

Nadie sale. Parece

Nadie se acuerda ya de la Gran Guerra

Nadie se baña dos veces en el mismo río

NADIE SE ENFADE

Nadie se muere de amor!

Nadie sonríe como tú: semeja

Nadie supo su nombre

Nadie te manda cartas ahora Debajo del faro

Nadie tiene la culpa del fracaso

Nadie vino a esperarme

Nadie vio la hermosura de las calles

NANA [Federico García Lorca]

NANA [Julio Flórez]

NANA DE SEVILLA

NANA DE UNA ISLA

Nana, mi nanana

NANA SILVESTRE

NANAS DE LA CEBOLLA

NAPOLEÓN

NAPOLEÓN. TRADUCIDO LIBREMENTE DE LAMARTINE

NARANJAS

Naranjitas de China

Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte!

NARCISO [Meira Delmar]

NARCISO [Manuel Altolaguirre]

Nardo de este jardín, luz de este cielo

NATAL

NATURA SORDA

NATURALEZA [Rafael Pombo]

NATURALEZA [Germán Pardo García]

¡Naturaleza, acógeme en tu seno!

Naturaleza de los ríos es correr

Naturaleza irónica que ofreces

NÁUFRAGA NAVE, QUE ADVIERTE Y NO DA ESCARMIENTO

NAUFRAGIO [Dulce María Loynaz]

NAUFRAGIO [Óscar Hahn]

NAUFRAGIO DE UN SUEÑO

NAUFRAGIO INCONCLUSO

Náufrago de mi propio sueño

NAVACERRADA, ABRIL

NAVEGACIONES

Navegante del alba, naufragaré por la sombra

Navegar. Navegar. Navegar

Navegaré por mares levantiscos

Naves de la noche

NAVES EN TIERRA

Necesidades

Necesito el silencio igual que los secretos

NECIOS CONTIGUOS

Nególe a la razón el apetito

¡Negra noche sin luceros!

Negra pupila, abierta y fulgurante

Negra Pulula, qué bien

Negras arenas la mar

Negras Cabras

Negras cabras en fuga

NEGRO BEMBÓN

Negro el cielo

NEGRO MANSO

Negro quieto

NEGRO SAYÓN

NEGRO SIEMPRE

Negro simple

NEGRO SIN NADA EN TU CASA

NEGRO SIN RISA

NEGRO SIN ZAPATOS

Negro triste, tan triste

Negros, brillantes, húmedos y bellos

Negros de sombra. Caudales

Negros ojos negros

NELLY

NEMEA

NEMO

Neoyorquina noche dorada

Nerón solía profanar a solas

NERVAZÓN DE ANGUSTIA

NERVIOS

Nerviosa la hora parpadea

Nervioso, pero sin duelo

NESO

NESSUN MAGGIOR DOLORE...

NEUROSIS [Julián del Casal]

NEUROSIS [Luis Palés Matos]

NEVADA

Nevó y sobre la tierra descendió

NEW MOWN HAY

NEW YORK. OFICINA Y DENUNCIA

NI AL AMOR NI AL MAR

Ni aún el cuerpo resiste

Ni aun la muerte pudo igualar a estos hombres

Ni con joyas

NI CRUDO NI COCIDO

¿Ni cuándo?... Sí, lo sé. Cuando recoja

Ni cuna ni sepulcro. Mi existencia

Ni de insectos el ruido, ni de abejas el vuelo

Ni diez personas iban a los últimos recitales del poeta español Blas de Otero

NI EL CIELO NI LA TIERRA

Ni el color de las dunas terribles en Iquique

Ni el regio manto de oriental monarca

Ni el tiempo que al pasar me repeta

Ni en este monte, este aire, ni este río

Ni es un dragón

Ni falso amigo ni mujer liviana

Ni la africana sierra excelsa y brava

Ni la alta piedra que de César cierra

Ni la fuerza del mal, oh Cariteo!

Ni la luz refulgente de la aurora

Ni la perla feliz, iris menudo

Ni las cartas escritas con palabras de invierno

Ni mármoles épicos, claros de lumbre y coronas

Ni por mostrarse blanda ni piadosa

Ni sé para quién es esta amargura!

Ni senda más estrecha, ni camino

Ni siquiera una leve agitación, tampoco

Ni soles, oh, tahúr, lunas ni auroras

Ni tú ni yo estamos

Ni tu silencio duro cristal de dura roca

Ni tus ojos enormes, de paraíso y de aquelarre

Ni un beso... ni siquiera una sonrisa

Ni un momento

Ni un músculo se mueve

Ni una palabra de dolor blasfemo!

Ni vale nada el fruto

NI VIVA NI MUERTA

NIBELUNGOS

NIEBLA Y ALUCINACIÓN DE MEDIODÍA

Niebla y paisaje. Vago hemisferio

NIETZSCHE EN EL SANATORIO DE BASILEA

NIEVE [Nicolás Guillén]

NIEVE [Antonio Gamoneda]

NIEVE [Nicanor Parra]

NIEVE DE ESTÍO

NIEVE FLORIDA

NIEVES Y SOMBRAS

NIGHTINGALE

NIHIL NOVUM [José Coronel Urtecho]

NIHIL NOVUM... [Amado Nervo]

NIHILISMO [Carlos Edmundo de Ory]

NIHILISMO [Julián del Casal]

NIHILISMO [Oliverio Girondo]

Nilo no sufre márgenes, ni muros

NINA

Ninfas de Manzanares

Ninfas la lira es ésta que algún día

NINFOMANÍACA

Ningún lugar está aquí o está ahí

Ninguna era tan bella como tú

NINGUNA MÁS

NIÑA [Octavio Paz]

NIÑA [Octavio Paz]

NIÑA DE ENCABRITADO CORAZÓN

¡Niña, de gentiles ojos

Niña de greyes delicadamente doradas

Niña: ese pelo se cae

Niña gentil que a la vida

Niña hermosa que me humillas

—Niña, me voy a la mar

Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas

Niña muerte, descansa

Niña primorosa

NIÑEZ [Vicente Aleixandre]

Niñez [Juan Bañuelos]

Niñita de pescadores

NIÑO

Niño de blondos cabellos

NIÑO DEL ALBA

NIÑO EN EL MAR

Niño indio, si estás cansado

NIÑO MALO

NIÑO MUERTO EN UN PATIO

Niño pequeño, aparecido

¡Niño temido por los dioses y hombres

NIÑO TRAS UN CRISTAL

Niño, vamos a cantar

NIÑOS

NIÑOS DE DICKENS

Niños del mundo

Niños que no queráis

NIRVANA

No [Vicente Aleixandre]

No [Mario Benedetti]

No a todo alcanza Amor, pues que no puedo

No acaba aquí la historia

No, al cielo, no; mira a los mares

No amenaces ¡oh Vida! con herirme

No andes errante...

No apartes, adorada Musa mía

No: aquí la tierra triunfa y manda

No arrancó la Ambición las quejas hondas

No arriesgue el mármol temerario

No arrojará cobarde el limpio acero

No así las lindas alas

No bajo montes de tierra

No. Basta!

No basta que el otoño me confirme

No basta que en su cueva se encadene

no basta ser

No beberé en las linfas de las castalia fuente

No bien poblado el mundo

No bulle

No busco la verdad, pero persigo

No busques nada nuevo, ¡oh mi canción!

NO BUSQUES, NO

No busques tras el mármol de mi frente

No cabe duda: de niño

No cabe duda. Esta es mi casa

No cambia el día. Es la monótona égloga del tiempo

NO CAMINES

No camines conmigo

No canta el grillo. Ritma

No cantaré ya nunca más. El canto

¿No cesará este rayo que me habita

No cierren la puerta

No codicies mi boca. Mi boca es de ceniza

No cojas la cuchara con la mano izquierda

NO COMEN OTRA CARNE

No como las estrellas, que dan luz

NO COMPONER POEMAS SINO ORACIONES

No comprendes, amor, cuál es mi sentimiento

No con altos ejemplos se modela

No con mi blanda lira

No con semen de eyacular sino con semen de escribir

No con vana lisonja y blando acento

No conocéis la soledad. No es eso

No conoció el encuentro

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados

¡No corras, ve despacio

No crees que los dromedarios

No crees que vive la muerte

No creo en el presidente de la República

NO CREO EN LA VÍA PACÍFICA

No de fino diamante o rubí ardiente

No de mi casa en altos artesones

No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza

No debiera ser posible

No decía palabras

No dejes nunca de desconfiar de las instituciones

No del oculto cristalino riego

No descansas jamás... y alegre y puro

No desdeñéis la palabra

No despiertes jamás para vivir tu sueño

No destrozada nave en roca dura

No detenerse

No digáis que, agotado su tesoro

No digáis que conocéis

No digamos la palabra del canto

No digas, cuando vieres alto el vuelo

No dije una frase

No dijeron ni pío

No dio tiempo

No diste oídos a la audaz jauría

¡No dudes más de mí! Yo sé que lloras

No distraigas tus ojos en cosas pasajeras

No dormía: vagaba en ese limbo

No dudes, hermosa Elvira

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie

no echés a la tristeza del fogón

No el mar, sino esta fuente junto al mar

No el poema de tu ausencia

No el sol, sino la campana

No en bronces, que caducan, mortal mano

No en lo pasado a tu virtud modelo

No en retóricas vanas el osado

No encubras Filis mía tus facciones

No encuentro paz, ni me conceden guerra

No enfermarse nunca Perder todas las batallas

No enfrene tu gallardo pensamiento

No entiendo por qué escribo estos versos

No entre las flores, no, señor don Diego

No envidiéis mi alegría, mi salud ni mi canto

No era amor. Fue otra cosa

No era bueno quererla; por los ojos

No era la música divina

No era llegada aún la virgen hora

—No era nadie. El agua

No era un hombre, era un dios el que a despecho

NO ERES LO QUE DICES

No eres mi prisionera

No eres, Muerte, quien

No eres, Muerte, quien por nombre de Misterio

¿No eres tú, mariposa

No es agua ni arena

No es bajo el soplo de la indignación

No es bueno apretar el alma, por ver si sale tinta

No es color turbio, ni perdida forma

No es Cuba, donde el mar disuelve el alma

No es de ahora este amor

No es de extrañar que el autor pasee desnudo por el centro de su habitación

No es de extrañar que la habitación del autor esté llena de carteles alusivos

No es el amor quien muere

No es él el que me lleva...

¿No es el invierno imagen de la Muerte?

No es el tiempo

No es el viento

No es el yo fundamental

No es esta luz: es otra

¿NO ES ÉSTE EL SUELO QUE MI DÉBIL PLANTA... (Traducción de Petrarca)

No es falta de dolor faltarme el llanto

No es florida esta ausencia. Tiene un como

No es increíble cuanto ven mis ojos

No es injusta la vida

No es ira, no es amor, no es del poeta

No es la «neutralidad» lo que detiene

No es la paciencia de la sangre la que llega a morir

No es la violeta apacible de la tristeza la que esmalta mis horas

No es lo que me trae cansado

NO ES MÁS

No es mío su corazón

No es nada de tu cuerpo

No es necesario que a la mar tú vengas

NO ES NINGÚN SECRETO

no es para quedarnos en casa que hacemos una casa

No es posible, Señor, que a quien te ama

No es preciso morir, no, para amarlo

No es que muera de amor, muero de ti

No es sabrosa la música ni es buena

No es sólo por antojo el haber dado

No es sueño, es la verdad ¡oh mar! te veo...

No es suficiente dar, ni dar con alegría

No es tiempo lo que hablo

No es tu final como una copa vana

No es tu piano lo que el vulgo piensa

No es tu sexo lo que en tu sexo busco

No es una delicada primavera

No es una desgracia abrir los ojos

No es verdad

No escribo sin vivir

No escuchaba a los pájaros

—¿No escuchas?...

¿No escucháis, ciudadanos, por do quiera

No escuches las voces de los amigos muertos, Gaspar

No esperes nada del combate

No está aquí completa la oración de Maqroll el Gaviero

No, esta dulce tarde

No estamos en las nubes

no están muertos los pájaros

No estés lejos de mí un solo día, porque cómo

No estás tan sola sin mí

No estás ya aquí. Lo que veo

No estoy

No estoy en paz con todos mis demonios

No existe el Tiempo: Existe su medida

No existe la muerte, no ha existido nunca

No existe lazo ya: todo está roto

No existía la muerte; cuánto orgullo

No extrañéis, dulces amigos

No fue jamás mejor aquello

No fue para mí...

No fue pasión aquello

No fue un sueño

No fuera Alcides, no, famoso tanto

No fueron tus divinos ojos, Ana

«No fui nada, y ahora nada soy

No fuiste una mujer, sino una santa

No gasto tu optimismo

No guardes mucho tiempo ese collar

No ha de apagar su lámpara el poeta

No ha sido fácil comprender el mar

No había astros. Pasaron

No había ni rastro del día

No habíamos hablado dos veces en la vida

No habían cumplido años ni la rosa ni el arcángel

No habrá pelln comparable, hasta la eternidad

No habrá pulso que siga su carrera

No hace falta que llueva como llueve este día

No hago nada esta tarde

No hallo ya en el mal inconveniente

No has de dejarme lejos en la Noche

¿No has leído amor mío

No has muerto. Has vuelto a mí. Lo que en la tierra

No has pensado en que todo atardezca?

No hay

NO HAY ABANDONO

No hay almíbar ni aroma

No hay amor sin sospecha

No hay ángeles contigo. En tu presencia

No hay cicatriz, por brutal que parezca

NO HAY CONSEJO POSIBLE

No hay demasiado tráfico

No hay deseos ni dones

NO HAY DIOS! [León Felipe]

¿NO HAY DIOS? [Rafael Pombo]

¡No hay esperanza! Al bárbaro Morillo

No hay grandeza en la tarde, ni en el ocio

No hay hombres que son islas, ni islas que son hombres

No hay más. Slo mujer para alegrarnos

No hay miedo en sombra para el hombre fuerte

NO HAY MUERTE

No hay muerte ni principios

NO HAY NADA MÁS TRISTE QUE EL ÚLTIMO ADIS!

No hay ningún paso

No hay noche, no hay luna, no

No hay otro bien que al de vivir iguale

No hay para qué llamar, porque está franca

No hay que hacerse ilusiones

No hay regreso

NO HAY REINA QUERIDA TANTO COMO TÚ

No hay ser humano que no quiera ser otro y meterse en ese otro como en una escafandra

No hay tiempo que perder

No hay una nube en el cielo

No hay vida o muerte

NO HAYA CORRUPCIÓN

No he buscado poder ni metal

No he de callar por más que con el dedo

No he menester ingenio, el arte es vano

No he nacido de mí. Estoy conmigo

No he podido dormir. Esta noche

No he podido olvidarte. He conseguido

No he sabido qué vago sentimiento

No he sido nunca linda —tal vez quise ser alta—

No he visto el mar

No hubo dolor en el momento justo

No importa que no me quieras

No importa si has dormido poco o mucho

No importan los emblemas

No intente la rosa ser pájaro en la rama

NO INTENTEMOS EL AMOR NUNCA

No intentes convencerme de torpeza

NO IRÉ

¡No, jueces, condenéis con ciega ira

No juguéis más, por mi vida

No la chopera, que apenas

No; la lluvia no te moja

No la muerte concreta, sino la imaginada

No la veo, no me baña su doloroso color

No labraré tu busto sobre carrara

No las francesas armas odïosas

No las vi, si las hubo

No late más un único reloj: el campanario

NO LE DIGAS A CRISTO

NO LE HABLES DE LA MUERTE...

NO LE TIRE

No le tire, policía

NO LE COPIEN A POUND

No le hago mal a nadie, dijo

No le lloréis, amigos, ese canto

No leas en libros ajenos

No leas esta carta que te estoy escribiendo

No, leñador, estás equivocado

No les pedí a los dioses más distancia

No levantes la voz; el niño está dormido

no llegará lejos el día de raro verdor

NO LLEGUÉ A TIEMPO

—No llores— me decía—

No lo creo todavía

No lo había mirado y nuestros pasos

No lo puedes negar. Se desahoga

No lo saben tus selvas de trapecios

NO LO SÉ

No lo sé. Fue sin música

No lo toméis a consejo

No, los recuerdos que en el mar se escriben

No los soñó mejores Praxiteles

No, madre, no te olvido

«No más, como solía, jocundo y vago

no más las dulces metamorfosis de una niña de seda

¡No más sobre la tierra mis ojos han de verte

No más te invocaré, cúbrete ¡oh Luna!

¡No me admiró tu olvido! Aunque de un día

No me aflige morir; no he rehusado

NO ME CONDENES

No me conformo, no: me desespero

No me contéis más cuentos

No me culpes

No me culpes a mí: culpa al infame

No me dan pena los burgueses

No me dejéis así

No me des de esa fruta

No me digas que te quiera

No me digáis que considere el día

No me engañaréis más, vana esperanza

no me entregues

No me extraña, dijo el hombre

No me fío de la rosa

No me habléis más de dichas terrenales

No me hables esta noche; sólo ansío

No me has hecho sufrir

No me has querido y huyes por tus años

no me hieren ni sol/ni luna/

No me ilusiono, admito, es de mi gusto

No me juzguéis porque mi cuerpo duro

No me lavaste

No me llames crüel porque el encanto

NO ME LLAMES POETA...

No me llamo Manuel con los zapatos puestos

No me lleves a sombras de la muerte

No me mirarán diciendo: «¿Qué eres?»

No me miréis tan grano felicísimo

No me mueve, mi Dios, para quererte

No me preguntéis cuántos pensamientos

No me queris, lo s, y que os molesta

no me quiero plantar en el

No me quites las canas

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

No me resolví nunca a abandonar la casa en el momento oportuno

No me respondes? Te han dicho

No me siento seguro

No me voy de esta ciudad con la resignación de los visitantes en tránsito

no me voy solo cuando salgo de vos

No merecías las loas vulgares

No mientas cabelleras diáfanas, ardientes goces

No miréis más, señora

No mires el paisaje, parece un cromo

No morirá tu voz, tu voz, tu voz, tu voz

¡No moriré del todo, amiga mía!

NO MUERA DE TUS OJOS APARTADA

No murió acribillado

¡No, música tenaz, me hables del cielo!

No nací ayer ni moriré mañana

No, nada llega tarde, porque todas las cosas

No. Ni el agua ni el aire. Ni tampoco

No, ninguna caída logró trocarse en ruinas

No, no aparta a dos almas amadoras

No, no clames por esa dicha presurosa

No despiertes jamás para vivir tu sueño

No, no despiertes nunca para vivir tu sueño

No, no fue tan efímera la historia

¡No! No ha nacido para amar, sin duda

No, no me basta, no

NO... NO TE DIGO ADIÓS

No. No tienen tamao sus tobillos; no es su espuela

No nombrar las cosas por sus nombres

No nos da risa el amor cuando llega a lo más hondo de su viaje

No nos diremos nada. Cerraremos las puertas

No nos encontraremos tú y yo

No nos mata un momento

No, nunca fue lo oscuro tan oscuro

No! Nunca fue mi mano ms lenta que en la hora

No obstante cuando sueño se desborda

No obstante —¿por qué no?— también en ella

NO OLVIDES

No os acongojéis por falta de comida

No os enorgullezcáis, niñas hermosas

No os espantéis, señora Notomía

No para mí, del arrugado invierno

No para ver la luz que baja de los cielos

No pierda más quien ha tanto perdido

No podía dormirme, oía

No podía ser niño en el pupitre

No podrás morir

No podré nunca desencarcelaros

No por el cielo ver correr estrellas

¡No porque está callada

No porque llueva seré digno. ¿Y cuándo

No porque nuevo y delicado sea

No prosigas

¡No pruebes tú los licores!

No pudo la muerte vencerme

No pudimos ser. La tierra

No puede haber en el mundo

NO PUEDE SER

¡No puede ser! Y sin embargo, ocurre

No puede un corazón apasionado

No puedo decirte

No puedo hablar con mi voz sino con mis voces

No puedo olvidar

No puedo saber las horas

No puedo salir de mí sin que no vaya a dar a ti

No quedará en la noche una estrella

No queráis encontrarme. Será inútil

No querer blancos rodando

No querías dar a luz. Te ensombrecías

NO QUIERE PASAR POR OLVIDO LO DESCUIDADO

No quiere que su alma

No quiero convencer a nadie de nada

No quiero descender en lluvia mansa

No quiero eterna juventud, quisiera

No quiero no, no quiero serranas

no quiero otra noticia sino vos

No quiero paz, no hay paz

No quiero que te vayas

No quiero ver más fotos de estropicios de guerra

No quiero verlos, oye. Llévate esos clisés

No quiero verte madre

No quiso el viento apadrinar su invierno

NO QUISO SER

No rechaces los sueños por ser sueños

No recordar nada...

No recuerdo...

No, retira esa droga, que no luche

No sabe el sol cuando asoma

No sabe qué es amor quien no te ama

No saben

NO SABEN SER ETERNOS

No sabía

No salgas, cu-cú del suceso

No salieron jamás

No sé

No sé a cuál crea de los dos

No sé, a estas alturas, cmo decir las cosas que suceden

No sé adónde llevóse la marea

NO SE ATREVE A PINTAR SU DAMA MUY HERMOSA POR NO MENTIR QUE ES MUCHO PARA POETA

No sé cómo este brote de ilusión pudo burlar los riesgos

No sé cmo me llamo

No sé cómo, ni cuándo, ni qué cosa

No sé con qué decirlo

No sé cuál es la cara que me mira

No sé de donde regresó el anhelo

No se ha meditado aún sobre estas tristes ruinas

No se ha roto ese vaso en que bebiste

No sé hacer el canto de los días

No sé hasta dónde irán los pacificadores con su ruido metálico de paz

No se le ve

No sé. Lo ignoro

No sé lo que he soñado

No sé lo que tú piensas, hermano, pero creo

No se me importa un pito que las mujeres tengan

No se mudan de sombra los laureles

No sé nada de ti. De mí

No sé odiar, ni amar tampoco

No sé por que he venido de nuevo a la alameda

No sé por qué lo hice

NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué te amo

NO SÉ QUÉ

No sé qué fragancia a azahares

No sé qué sepultada artillera

No se renueva el personal de esta calle

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes

No sé si es criminal que yo escriba un poema

No sé si es que cumplió ya su destino

No sé si es sombra en el cristal, si es sólo

No sé si es uno o son dos

No sé si hoy las olas son distintas

NO SÉ SI LLEVAS

No sé si llevas el sol

no sé si pájaro o jaula

No se trata de un hueco, que es carencia

No se trata tan sólo de una herida

No se ven mis heridas. Cuando entrego

No seamos exigentes

No seas vanidosa amor mío

No sentí cuando entraste; estaba oscuro

No será bueno prohibir

No será la muerte por fin

No será nuestra vida un túnel

No, si no se acaba hoy

No, si yo no digo

No siempre de las nubes abundante

No siempre es poderosa

No siempre fiero el mar zahonda al barco

No sientas que te falte

¿No sientes que mi sangre suelta de pronto pájaros?

No sientes también el peligro

No siento yo, dulcísima María

No sois vosotras, ricas aguas

No sólo

NO SÓLO EL FUEGO

No solo el hoy fragante de tus ojos amo

No sólo el río es irrepetible

No sólo habla la voz. Cuando sereno

NO SÓLO LOS IDIOMAS DE LOS HOMBRES MUEREN

No sólo por las tierras desiertas donde la piedra salina

No son años la vida, sólo rápidas horas

No son como las moscas impertinentemente libres

No son de Otoño los postreros días

No son días azules

No son para la Lira manos que odian la calma

NO SON RECUERDOS

No soporto la voz humana

No soy maga, ni sirena

No soy yo quien escucha

No soy yo quien te engendra. Son los muertos

No subas tan alto, pensamiento loco

NO TAN ALTO

No te acerques. Tu frente, tu ardiente frente, tu encendida frente

¡No te amaré! Muriera de sonrojos

No te amo como si fueras rosa de sal, topacio

¡No te apartes de mí!... Cuando me dejas

No te apiades de mí, luz cenicienta

No te asomes

No te busqué en las vetas desgastadas del tiempo

No te conoce el toro ni la higuera

NO TE CONOZCO

No te da tristeza? Bueno

No. Te digo que no. Sé lo que digo:

¿No te emponzoñas, oh abeja

No te engañe el dorado

No te habrá de salvar lo que dejaron

No te he tenido más en mí, que el río tiene al árbol de la orilla

No te he visto jamás y te sospecho

No te he visto, Marcela, en todo el santo día

No te lavas ni te peinas

No te olvides, temprana, de los besos un día

No te olvido

NO TE PONGAS BRAVO, POETA...

No te puedo ver. Me engaas

No te quedes inmóvil

No te quedes inmóvil

No te quiero sino porque te quiero

NO TE SALVES

No te tardes que me muero

No te toque la noche ni el aire ni la aurora

No te vayas, espera, no es la hora

NO TE VEREMOS MÁS?

No temas a los sicarios

No temas, Cristo rey, si descarriado

No temas, mi señor: estoy alerta

No temas, o bellísimo troyano

No tendrá Buenos Aires un río de cobalto

No tenemos talento, es que

No tenga yo jamás contentamiento

No tengo más documentos de mí mismo

No tengo miedo nombraros

No tengo nombre. De la choza oscura

No tengo nunca más, no tengo siempre. En la arena

No tengo otro le he dicho

No tengo sólo un Ángel

No termines, ¡oh día!, sin dejarme en la mano

No tiene prisa y va por su camino

No tienes otro amigo. Tú

No tienes tú la culpa si en tus manos

No toco la trompeta ni subo a la tribuna

No. Todavía no

No toques si duele, amor

No trates de llevarme al mundo de los sabios

No turba la tarde un vuelo

No tuve amor a las palabras

No vale entristecerse

No vayas, Gil, al Sotillo

¿No veis que tengo el corazón transido

No veo tu sonrisa entre mis labios

NO VERTE

No ves, mi amor, entre el monte

¿No ves que el contralor

¿No ves qué tierra, qué cielo

No vine sólo por decirte

No viéramos el rostro al padre Eterno

No vive ya nadie en la casa

No volver a soñar más que en lo mismo

NO VOLVERÁ EL PASADO

No volveré a gozar en tu mirada

No volveré ya nunca a Alepo, allí

No ya la guerra de brillantes ojos

No ya mi corazón desasosiegan

NO YO

No yo besaré tu boca

Noble como la cándida adorada

Noble desengaño

Noble rincón de mis abuelos: nada

Noble sabor que da de sí la tierra

Noble señora de provincia: unidos

Noble y altivo, generoso y bueno

NOCHE [Vicente Huidobro]

NOCHE [Gabriela Mistral]

NOCHE [Federico García Lorca]

NOCHE [Manuel Altolaguirre]

NOCHE [Manuel Altolaguirre]

Noche [Homero Aridjis]

NOCHE [Alejandra Pizarnik]

NOCHE [Alejandra Pizarnik]

Noche [Gertrudis Gómez de Avellaneda]

Noche... [José María Eguren]

NOCHE, A LAS ONCE

Noche apacible!, en la mitad del cielo

NOCHE ARCANA

Noche blanca en que el agua cristalina

¡Noche callada!

NOCHE CERRADA

Noche como ésta, y contemplada a solas

NOCHE COMPARTIDA EN EL RECUERDO DE UNA HUIDA

Noche: dame tus estrellas

NOCHE DE ABSURDOS

NOCHE DE AMOR EN TRES CANTOS

NOCHE DE ÁNIMAS

NOCHE DE BAILE

NOCHE DE DEMAGOGIA

NOCHE DE DICIEMBRE

NOCHE DE EXTERMINIO

NOCHE DE INVIERNO

NOCHE DE IRA

NOCHE DE LLUVIA

NOCHE DE MAYO

NOCHE DE MUERTE

NOCHE DE NOVIEMBRE

NOCHE DE PERROS

NOCHE DE PUEBLO

Noche de pueblo tropical: las horas

NOCHE DE REYES

Noche de soledad. Rumor confuso

Noche de tenues suspiros

NOCHE DE TORMENTA

NOCHE DE TRISTEZA

NOCHE DE VERANO [Antonio Machado]

NOCHE DE VERANO [Ismael Enrique Arciniegas]

NOCHE EN VELA

Noche. Este viento vagabundo lleva

Noche estrellada en aceptable uso

Noche fabricadora de embelecos

NOCHE FINAL

NOCHE HUMANA

Noche invernal. En torno de la mesa

¡Noche; lago tranquilo

Noche, madre sombra

Noche marina, estatua blanca y verde

Noche ni con más noche se consuela. Después

Noche obscura, viento leve

NOCHE OSCURA DEL OJO

Noche, palabra mía henchida de sucesos

Noche, piano de ébano:

NOCHE PRIMERA

noche que te vas

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. I.- Invitación al poeta

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. II.- Intempesta Nox

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. III.- El harpa

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. IV.- El bosque

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. V.- El ruiseñor

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. VI.- El río

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. VII.- Las estrellas

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. VIII.- El grillo

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. IX.- Los fuegos fatuos

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. X.- Los muertos

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XI.- Las aves nocturnas

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XII.- "Intermezzo"

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XIII.- Las brujas

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XIV.- Los nahuales

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XV.- El gallo

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XVI.- La campana

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XVII.- La montaña

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XVIII.- Un tiro

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XIX.- El perro

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XX.- La sementera

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XXI.- "Lumen!"

NOCHE RÚSTICA DE WALPURGIS. XXII.- Adiós al poeta

NOCHE SEÑERA

NOCHE SINFÓNICA

Noche tibia sensación placentera

NOCHE TÓTEM

NOCHE TRUCULENTA

NOCHE VIEJA 1973

NOCHE Y NIEBLA

NOCHE I

NOCHE II

NOCHE III

NOCHEBUENA [César Vallejo]

NOCHEBUENA [Miguel Rasch Isla]

NOCHEBUENA [Eduardo Galeano]

Nochebuena, mi amor. Nochebuena

Nochebuena: tú brindas lisonjeros

¡Noches de cielo azul, cuyas estrellas

NOCHES DE HOTEL

NOCHES DE PUERTO

NOCHES DEL MES DE JUNIO

NOCIÓN DE PATRIA

Noctivozmusgo insomne

Nocturnamente único

Nocturno? [Jaime Sabines]

NOCTURNO [Gerardo Diego]

NOCTURNO [Octavio Paz]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Rubén Darío]

NOCTURNO [Gabriela Mistral]

NOCTURNO [José Asunción Silva]

NOCTURNO [Rafael Alberti]

NOCTURNO [Manuel Acuña]

NOCTURNO [Ana Rossetti]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Álvaro Mutis]

NOCTURNO [Oliverio Girondo]

Nocturno [Julián del Casal]

NOCTURNO [José Antonio Ramos Sucre]

Nocturno [Enrique Lihn]

NOCTURNO [Jaime Torres Bodet]

NOCTURNO [Mario Benedetti]

NOCTURNO [Delmira Agustini]

NOCTURNO [Delmira Agustini]

NOCTURNO [Baldomero Fernández Moreno]

NOCTURNO [José Gorostiza]

NOCTURNO [Leopoldo Lugones]

NOCTURNO [Leopoldo Lugones]

NOCTURNO [Oliverio Girondo]

NOCTURNO [Mirta Aguirre]

NOCTURNO [Xavier Villaurrutia]

NOCTURNO [Xavier Villaurrutia]

NOCTURNO [Miguel Rasch Isla]

NOCTURNO [Leopooldo Lugones]

NOCTURNO [Luis García Moreno]

NOCTURNO [Piedad Bonnett]

NOCTURNO [Piedad Bonnett]

NOCTURNO [José María Eguren]

NOCTURNO [José María Eguren]

NOCTURNO A MI MADRE

NOCTURNO ALTERNO

NOCTURNO AMOR

Nocturno azul y plata... Sobre el clave

NOCTURNO CAZADOR

NOCTURNO CERO

NOCTURNO CON BARCOS

NOCTURNO DE LA ALCOBA

NOCTURNO DE LA ESTATUA

NOCTURNO DE LOS ÁNGELES

NOCTURNO DE PLATA

NOCTURNO DEL ÁRBOL AZUL

NOCTURNO DEL FANTASMA

NOCTURNO DEL MAR AMOR

NOCTURNO DEL MISSISSIPPI

NOCTURNO EN AL-MANSURAH

NOCTURNO EN COMPOSTELA

NOCTURNO EN LOS MUELLES

NOCTURNO EN QUE HABLA LA MUERTE

NOCTURNO EN QUE NADA SE OYE

Nocturno encuentro. El callejón parece

NOCTURNO ETERNO

NOCTURNO GRITO

NOCTURNO MAR

NOCTURNO MARINO

NOCTURNO MAYOR

NOCTURNO MIEDO

NOCTURNO MUERTO

NOCTURNO Nº 3 EN FA MAYOR (Adagietto Cantabile)

NOCTURNO PRESO

NOCTURNO PROVINCIAL

NOCTURNO ROSA

NOCTURNO SENSUAL

NOCTURNO SOLO

NOCTURNO SUEÑO

NOCTURNO 1 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO 2 [Leopoldo Marechal]

NOCTURNO 2 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO II [José Asunción Silva]

NOCTURNO III [José Asunción Silva]

NOCTURNO III [Álvaro Mutis]

NOCTURNO 3 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO 4 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO V [José Ángel Buesa]

NOCTURNO 5 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO VI [José Ángel Buesa]

NOCTURNO 6 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO VII [José Ángel Buesa]

NOCTURNO 7 [Oliverio Girondo]

NOCTURNO VIII [José Ángel Buesa]

NOCTURNO 8 [Oliverio Girondo]

NOCTURNOS - A VECES, CUANDO EN ALTA NOCHE

NOCTURNOS DE LA VENTANA

Noem, la plida pecadora

NOMBRAR PERECEDERO

NOMBRARTE

Nombras el árbol, niña

NOMBRE DE PERRO

NOMBRE ENTREGADO

NOMBRES

NOMBRES Y FIGURAS

NÓMINA DE HUESOS

NON OMNIS MORIAR

NON PLUS ULTRA

NORA

NORMAS DE VIDA

NOS ACORDAREMOS TODOS

Nos dicen que se adoran la aurora y el crepúsculo

Nos dijo Johnson que por un telegrama

Nos enseñaron desde niños

Nos ha dado el Señor cielos hermosos

Nos han contado a todos

Nos eres familiar como una cosa

Nos han abandonado en medio del camino

Nos hemos bruscamente desprendido

Nos llevarán las ondas. Nos llevarán las ondas...

Nos lo dijo la noche reclinada como una mujer vieja

Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra

Nos olvidamos de la muerte, mas la muerte no nos olvida

Nos persuades

Nos proponíamos visitar a un reyezuelo

Nos pusimos de acuerdo

Nos quedamos a veces detenidos

Nos recogamos en un cauce labrado por las aguas de la lluvia

Nos separamos ambos de mal humor. ¿Por qué?

Nos siguen voces mustias

NOS TRAJERON LAS ONDAS, IV

NOS TRAJERON LAS ONDAS, V

Nos visita el amor. Tiene la casa

Nos volvemos a ver. Año tras año

NOSTALGIA

NOSTALGIA DE LO IMPOSIBLE

NOSTALGIA DE POR LA TARDE

NOSTALGIE DE LA BOUE

Nosotros

Nosotros constituíamos una amenaza efectiva

Nosotros esperábamos jinetes, jinetes no sabíamos de quién

Nosotros los cansados de la vida

NOSOTROS LOS HOMBRES

Nosotros somos quien somos

Nosotros también somos

NOSTALGIA

NOSTALGIA DE LA NIEVE

NOSTALGIA DE LAS HIJAS LEJANAS

NOSTALGIA DEL PRIMER AMOR

NOSTALGIAS

NOSTALGIAS IMPERIALES

NOSTÁLGICA

NOSTALJIA GRANDE

Nota I

Nota II

Nota IV

NOTA V

Nota VI

Nota VIII

Nota IX

Nota XII

NOTA XXII

NOTA XXIV

Nota XXVII

Nota XXIX

NOTA DE VIAJE

NOTA EN UN LIBRO DE HISTORIA

NOTA PERDIDA XIII

NOTAS DE VIAJE

NOTAS PERDIDAS

NOTICIA [Juan Bañuelos]

NOTICIA [Andrés Eloy Blanco]

NOTICIA DE TIERRA Y MAR

Noticias de tu muerte, José Carlos, a 10.000 metros de altura

Notorio es en el mundo aquel tormento

novedad de hoy y ruina de pasado mañana

NOVIA DE LA TIERRA

NOVIEMBRE [José Hierro]

Noviembre [Luis García Moreno]

NOVIEMBRE 1913

NOW

NOX [Salvador Díaz Mirón]

NOX [Enrique González Martínez]

NOX [Ismael Enrique Arciniegas]

NUBE A NUBE

Nube a nube hasta muy hondo

¡Nube blanca

Nube con nube fulminante choca

NUBE FELIZ

Nube fragante y cálida tamiza

Nube, hermana gemela de mi ser; en la aurora

Nube viajera

Nubecilla de la mar

NUBES [Gerardo Diego]

NUBES [Octavio Paz]

NUBES [Leopooldo Lugones]

NUBES [José María Eguren]

Nubes a la deriva, continentes

NUBES DE ANTAÑO

Nubes del alba resplandecen

NUBES Y VIENTOS

NUBÍFERO ANHELO

NUDO DE PERFECCIÓN

NUESTRA JUVENTUD NO MUERE

Nuestra nave se ha estrellado contra los arrecifes

Nuestra pasión fue un trágico sainete

Nuestra senda regada está de llanto

NUESTRA SEÑORA DE LOS LADRONES

NUESTRA SEÑORA DE LOS PRELUDIOS

Nuestras

Nuestras horas son minutos

Nuestras vidas son los ríos [Jorge Manrique]

Nuestras vidas son los ríos [Antonio Machado]

Nuestras vidas son los ríos [Ernesto Cardenal]

Nuestras vidas son los ríos [Efraín Huerta]

NUESTRAS VIDAS SON LOS RÍOS [Luis G. Urbina]

Nuestras vidas son los ríos [Manuel Altolaguirre]

NUESTRAS VIDAS SON PÉNDULOS

NUESTRO ADIÓS

Nuestro amor [Ernesto Cardenal]

NUESTRO AMOR [Xavier Villaurrutia]

NUESTRO AMOR EN EL ARCO IRIS

Nuestro amor ya es inútil como un mástil sin lona

Nuestro barco en las ondinas se perdía

Nuestro canto de gloria elevemos

NUESTRO CANTO NO CABE EN LAS BANDERAS

Nuestro conferenciante de esta noche

Nuestro entusiasmo alentaba a estos días que corren

—Nuestro español bosteza

Nuestro pequeño país

Nuestro rico cenador

Nuestros abuelos

Nuestros cabellos flotan en la curva del aire

Nuestros cuerpos se comprenden cada vez más tristemente

Nuestros fieles sentidos ¡cuánto fallan!

Nuestros hijos amor mío

Nuestros idiomas en guerra

Nuestros poemas no se pueden

NUEVA ALABANZA DEL HECHO MISMO

NUEVA ESPERANZA

NUEVA PRESENCIA

NUEVA SALUTACIÓN AL OPTIMISTA

NUEVA YORK

Nuevas disposiciones de la noche

Nuevas te traygo, carillo

NUEVAS URBANIZACIONES, PESADILLA

NUEVO AMOR

NUEVO CANAL INTEROCEÁNICO

NUEVO CANTO A ESPAÑA

Nuevo David, ante el Goliat moderno

NUEVO DÍA

NUEVO FEUDALISMO

NUEVO HOGAR DE UNA CONCHA

NUEVO ROSTRO

NUEVOS CUARTETOS DEL TRANSEÚNTE

NUIT DE COUER

NÚMEROS

NUNCA

Nunca creí que el albo lirio fuera

Nunca culpable

Nunca de amor estuve tan contento

Nunca de blanda paz y de consuelo

Nunca de nuevo la esperanza

Nunca debí dejaros dispersar a los vientos

Nunca diré que el aire es enemigo

Nunca encontramos el Grial

Nunca entendí lo que es un laberinto

Nunca fue tan hermosa la mentira

Nunca fui un neurótico y si al final lo fui

Nunca gocé ternura más extraña

Nunca he dejado de llevar la vida humilde

Nunca he podido confirmarlo, pero dicen que en plena guerra de las Malvinas

Nunca he sabido de dónde

Nunca he tenido dioses

Nunca, jamás me vuelva a decir nadie

NUNCA MÁS

Nunca más bella iluminó la aurora

Nunca más caminando por las calles vacas del parque invernal

Nunca más desaparece

Nunca mayor quietud se vio en la muerte

Nunca me cansará mi oficio de hombre

Nunca me ha sido fácil

Nunca me vi tan solo ni apartado

Nunca olvides de tu hambre en los horrores

Nunca pensé que a resonar volviera

Nunca perseguí la gloria

Nunca salían del humilde templo

Nunca se clama en vano

NUNCA SE SABE

Nunca, señor, pensé que el verso mío

Nunca supe su nombre

Nunca te conocí, mas yo te he amado

Nunca te encontraré; nunca a mi lado

Nunca te tengo tanto como cuando te busco

Nunca traces tu frontera

NUPCIAL

NUSH PENSANDO EN LUARD EL 52