anterior autor siguiente

          CANTO IX

Dejaste en mi existencia la nostalgia del mundo.
Adoro las ventanas que tiñen los crepúsculos,
contemplo las estampas de algún campo del norte,
elevo las aldeas a nevadas del cielo
y un reno silencioso se yergue en mi silencio.
Muero contra los pinos por ráfagas heladas,
a mis manos se acercan pájaros del invierno,
y un aire de mendigo difunde coros tristes.
No sé si alguna hora de copos solitarios,
esos que a veces caen en grises cementerios,
sobre harapientas sombras, en plazas vespertinas,
me espera en algún sitio lejano de la tierra.
Por ti, que caminabas con tus ropas pesadas,
entre los esqueletos vegetales del frío,
ya vago por la orilla de un lago taciturno,
oyendo una campana de antiguos molineros.

autógrafo

Vicente Gerbasi


Menú Vicente Gerbasi  volver Mi padre, el inmigrante (1945)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Incluido en Página de Vicente Gerbasi, mantenida por Beatriz Gerbasi y Kristen Drastrup, (con texto electrónico cortesía de Denzil Romero del Foro Venezolano de CompuServe GO VZLAFORO, Sección de Lengua y literatura)