anterior autor siguiente

  ARROYO

¡El sol!
Hace trizas
los espejos y, hechos
azogue y vidrio,
los empuja
y los derrite.

¡Qué dulce el agua
disolviendo sales!
¡Qué fría
hirviendo
siempre!

¡Cómo se astilla
contra las piedras que esculpe!
¡Cómo imanta sus agujas
rápidas!

Y cómo vence luego
el abandono
de sus crines blancas.

autógrafo

Xavier Villaurrutia


subir volver Reflejos (1926)   siguiente anterior
audio Voz: Alberto Dallal

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio