anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

      EL CASTIGO DEL AMOR

Revolando bullicioso
En los árboles de Gnido,
Amor asustó en mal hora
A Marte y Venus dormidos.

En vano el Dios intercede
Por el imprudente Niño;
Su Madre esta vez al menos
Resuelve darle castigo.

Con un cendal delicado
Vendarle los ojos quiso;
Pero sus ojos brillaban
Por entre el cándido lino.

Las tiernas alas le corta
Para tenerle sumiso;
Y otras plumas le nacían,
Y de colores más vivos.

Tentó con tallos de flores
Echarle a la planta grillos;
Pero las aves del cielo
Los tronchaban con el pico.

Impacientose la Diosa
Con la sonrisa del hijo,
Y en una dorada jaula
Dejó al infeliz cautivo.

Entonces fueron los llantos,
Que daba lástima oírlos;
Y a su reclamo acudió
La bandada de Amorcillos:

Desgajan unos la rama
De que estaba suspendido,
Y por romper sus prisiones
Luchan otros con ahínco...

Pero ya Venus y Marte,
Del bosque en lo más sombrío,
Nuevo lecho preparaban
Por el deleite mullido:

Enlazábanse sus brazos;
Se mezclaban sus suspiros;
Y de haberlos despertado
Gracias daban a Cupido.

autógrafo

Francisco Martínez de la Rosa


subir   poema aleatorio   Francisco Martínez de la Rosa   siguiente / next   anterior / previous