anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

  LA ÁGUILA Y EL CUERVO

Una Águila rapante,
con vista perspicaz, rápido vuelo,
descendiendo veloz de junto al cielo,
arrebató un cordero en un instante.
Quiere un Cuervo imitarla: De un carnero
en el vellón sus uñas hacen presa;
queda enredado entre la lana espesa,
como pájaro en liga prisionero.
Hacen de él los pastores vil juguete,
para castigo de su intento necio.
Bien merece la burla y el desprecio
el Cuervo que a ser Águila se mete.
El viejo me ha dictado esta patraña,
y astutamente así me desengaña.
Esa facilidad, esa destreza,
con que arrebató el Águila su pieza,
fue la que engañó al Cuervo, pues creía
que otro tanto a lo menos él haría.
Mas ¿qué logró? Servirme de escarmiento.
¡Ojalá que sirviese a más de ciento,
poetas de mal gusto inficionados,
y dijesen, cual yo, desengañados:
El Águila eres tú, divino Iriarte,
ya no pretendo más sino admirarte;
sea tuyo el laurel, tuya la gloria,
y no sea yo el Cuervo de la historia!

autógrafo
Félix María de Samaniego


subir   poema aleatorio   Libro III Fábula I   siguiente / next   anterior / previous
facsímil Fábulas en verso para el uso del Real Seminario Bascongado. Ed. original. Madrid, 1804.