anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        SARTA DE EMBUSTES

  Juana vive de coser;
Que es muy honrada mujer
Y nunca ha tenido amantes.
—Pues ¿quién paga los brillantes
Y el abono en la cazuela?
  Que se lo cuente a su abuela.

  Aquel hinchado señor
Sin virtudes ni valor
Pretende al mundo admirar
Porque luce en un billar
Galones y escarapela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  Como está sin capa Gil
En Enero va de Abril,
Y echándola de valiente,
Aunque dé diente con diente
No se arrima a la candela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  Un bulto de mal agüero
Tiene Luisa en el garguero,
Y ella dice con candor:
«Esto no es nada. Calor...
Un ramo de erisipela...»
  Que se lo cuente a su abuela.

  Víctima de un pisotón
Ve las estrellas Antón,
Y al oír: Perdone usté,
Responde: No, no hay de qué,
Y se ríe aunque le duela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  ¡Oh delicia! exclama Juan,
Azucarado galán.
¡Con qué gozo, prenda mía,
Rondando tu celosía
Paso las noches en vela!
  Que se lo cuente a su abuela.

  De un risible pundonor
Acérrimo defensor,
«Es vileza, dice Roque,
No abrir el pecho a un estoque
Por la menor bagatela».
  Que se lo cuente a su abuela.

  El parásito Fabricio
Dice al ricacho Simplicio
Que mata su hambre canina:
«No tu espléndida cocina;
Tu amistad mi pecho anhela».
  Que se lo cuente a su abuela.

  Juan Pérez, triste peón
Que a riesgo de un empellón
Con piedras y barros lidia,
Dice que no tiene envidia
Al que gasta carretela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  Quien diga que un sastre solo
En cuanto ilumina Apolo
No ha de robar todo el año,
Si no en la hechura y el paño,
En botones y entretela,
  Que se lo cuente a su abuela.

  «¡Qué carta tan bien sentida
La de mi Anarda querida!
¡Qué ternura de mujer!»
¡Pobre mentecato! Ayer
La copió de una novela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  ¡A duro la muselina!
—A usted por ser mi vecina
Le rebajo un real en vara.
—¿A diecinueve? Es muy cara.
—Pues más me costó la tela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  Blas me adora. ¡Oh! sí; lo creo,
Y tan rendido le veo,
Que jura serme constante
Aunque mi lindo semblante
Desfigure la viruela.
  Que se lo cuente a su abuela.

  El que me diga que un hombre,
Aunque su paciencia asombre,
Da con gusto su dinero
Al maldecido barbero
Que le ha sacado una muela,
  Que se lo cuente a su abuela.
  Dorila la cortesana
Se casa en esta semana
Con el bobo don Gabriel.
—¿Y está enamorada de él?
—Dice que sí. —Pues no cuela.
  Que se lo cuente a su abuela.

autógrafo

Manuel Bretón de los Herreros


subir   poema aleatorio   Letrillas XVII   siguiente / next   anterior / previous