anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

  NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

  Soberbio escudo;
Campo de gules;
Aquí banderas;
Más allá cruces;
Y la corona
Que ciñen duques;
Landó soberbio,
Gran servidumbre;
Y en letras gordas:
«¡Alto!, no subes
Si antes no hablas,
Oh transeúnte,
Con mi portero
Domingo Núñez».
Pero juzgado
Por sus costumbres,
Ese heredero
De hombres ilustres
Tiene más vicios
Que ellos virtudes.
  No es oro todo
Lo que reluce.
  ¡Qué buen sujeto
Don Gil Bermúdez!
Su bolsa franca,
Su trato dulce,
Su humor festivo...
¡Si es un estuche!
Y no haya miedo
Que a nadie insulte;
Y nadie paga
Donde él rebulle;
Y con las mozas
¡Lo que él consume!...
Pero a su casa
Vaya el que guste;
Vea a su esposa,
Vea y pregunte...
Bella, apacible
Como un querube,...
La mata el Judas
A pesadumbres.
  No es oro todo
Lo que reluce.
  Largo mostacho;
Voz que te aturde;
Torva mirada
Que te confunde;
Tiemblan las gentes
Cuando él escupe.
Denle cien hombres
De los que él busque,
Y los rebeldes
Veréis cuál huyen:
De una carrera
Se van a Túnez.
Pues ese Aquiles,
Saco de embustes,
Ni ha visto balas
Ni olido azufre;
Y sus proezas...
¡Que las anuncien
Los hospitales
Y los tahúres!
  No es oro todo
Lo que reluce.
  «¡Vengan reformas!
¡Fuera gandules!
¡Qué de empleados!
No hay quien los sume.
Son sanguijuelas
Que nos destruyen.
Yo soy patriota
Y hombre de luces;
Y me postergan;
Quieren que ayune...
¡Esto no marcha!
Y el que lo sufre...»
Así don Santos
Me hablaba el lunes;
Mas, ya empleado
Junto a la cumbre,
«¡Prudencia!, grita;
La ley se cumple;
Todo va bueno;
Nada se mude».
  No es oro todo
Lo que reluce.

autógrafo

Manuel Bretón de los Herreros


subir   poema aleatorio   Letrillas XLI   siguiente / next   anterior / previous