anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          LA MODA

  Pues reina la Moda  en Nápoles
  Y en Inglaterra,
  Y en la corte y el páramo
  Y en paz y en guerra,
Fuera de la ley declaro
Al animal tosco y raro
Que al fiat  no se acomoda
      De la Moda.

  Sólo un caribe de América
  Negar osara,
  Sacra diva estrambótica,
  Preces al ara
Donde imperas disoluta...;
Quiero decir absoluta.
Doquier se alza una pagoda
      A la Moda.

  Ni es de hoy la invención diabólica,
  Digna del Draque,
  De ese rival del ómnibus,
  Del miriñaque,
(Poco es llamarle pollera),
Que a una población entera
Con su balumba incomoda...
      Porque es Moda.

  También allá in illo témpore,
  Hubo tontillos,
  Que a los galanes jóvenes
  Tiernos, sencillos
Aquel nombre traspasaban.
Es decir, que tonteaban,
Como hoy la pollada toda
      De la Moda.

  Pero al menos de aquel cuévano
  Los accesorios
  Dulces daban al ánima
  Cien purgatorios.
Ninones y Pompadures
No escondían sus albures;
Melindres de dueña goda
      No eran Moda.

  Ya barriendo polvo y cáscaras
  Por esas calles,
  Miden cuatro kilómetros
  Desde los talles
Las faldas de rica tela;
Y la linda damisela
Gallardamente se enloda...
      ¡Porque es Moda!

  ¡Cómo! ¿ya no tienen mérito
  Para Cupido
  Ni la cadera mórbida,
  Ni el pie pulido?
Pase el abultar la nalga;
Pero ¡suprimir la galga!...
Yo creo que está beoda
      Doña Moda.

  ¡Vaya afuera, voto al chápiro,
  Tanta hojarasca,
  Que confunde a la sílfida
  Con la tarasca!
Así faltará pretesto
A más de un zoilo indigesto
Que de ridícula apoda
      A la Moda.

  No a guisa de viejo dómine
  Que hostiga el asma,
  Reniego yo del ídolo
  Que os entusiasma.
No soy, niñas, tan estulto.
Ríndase en buen hora culto
Hasta en Tembleque y en Roda
      A la Moda.

  Pero haya un poco de cálculo
  Y de chirumen.
  No os hagáis ciegas víctimas
  Del ciego numen.
Nada perderán las bellas
(El porqué lo saben ellas)
Aunque entre un poco la poda
      En la Moda.

  Para alguna que a neófitos
  De poco fuste
  Prenda en sus redes pérfidas
  Con tanto embuste,
Muchas infunden sospechas
De zambas y contrahechas;
¡Muchas se quedan sin boda
      Por la Moda!

  ¡Ah! no al desenfado bético
  Que nos recrea
  Un figurín exótico
  Rémora sea;
Y la que hoy ruda letrilla
Con ruibarbo y con guindilla,
Será mañana una oda
      A la Moda.

autógrafo

Manuel Bretón de los Herreros


subir   poema aleatorio   Letrillas XLVIII   siguiente / next   anterior / previous