anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          EL BAILE

  Diz que inventaron la danza
La alegría y el amor,
Y que tal vez la inocencia
Tuyo parte en la invención,
  Cuando eran los hombres tales
Como el cielo los crió,
Y nadie osaba enmendar
La plana al sumo Hacedor;
  Mas la sociedad moderna
De otra forma lo ordenó
Creando del baile serio
La singular locución.
  Es cierto que de la danza
Arte bello se formó
Que un Vestris  y una Taglioni
Hicieron encantador;
  Y aunque no faltan filósofos
Que miren con irrisión
Un arte en que al hombre igualan
El perro, el oso, el jocó;
  Y no pueden tolerar
Que se llame profesor
Quien tiene el alma en las corvas
Y el ingenio en el talón,
    Ya a los públicos teatros
El arte se refugió,
Y a la ambulante maroma
De algún italiano histrión.
  Y el baile de sociedad
¿Merece este nombre? No,
Bien que lo llamen así
Los tontos de profesión.
  Lo que fue danza animada
Insulsa parodia es hoy,
O ridícula fatiga
Sin placer ni diversión.
  ¿Qué es ver ochenta figuras
Frente a frente y dos a dos
Como autómatas moverse
Sin espíritu y sin voz?
  ¿Qué inspiran a los sentidos,
Qué anuncian al corazón
Cojeando la mazurca,
Galopando la galop?
  ¿Qué sustancia, don Remigio,
Saca usted de un rigodón
Arrastrando el pie dengoso
Ora delante, ora en pos?
  ¡Miradlos! Ellos y ellas,
Más serios que un facistol,
Danzan como si danzaran
Así,... de orden superior.
  Apenas el aire agita
La leve falda de gro,
O de un zanquilargo fraque
El escurrido faldón.
  Si Laura te da una mano,
Lo hace... por amor de Dios,
Y con guante, y de los cinco
Tres dedos sisa el pudor.
  Si ella te abraza, es mentira:
Vas tú a abrazarla y ¡voló!;
Que te esquiva la cintura...
Por guardar el polisson.
  La destreza es de mal tono,
El regocijo, ¡fi donc!;
La ala está en el desdén
Y en el fastidio el primor.
  Y esos que por tal bobada.
Sin piedad de su pulmón,
Perdidos tiempo y hacienda,
Vuelven a casa con sol,
  Antes que hombres y mujeres
Parecen en el salón
Santos de tontería
O muñecos de reloj:
  Y luego pregunta Carlos
A la hermosa Leonor:
«¿Qué tal en casa del Conde?
¡Gran baile! ¡Gran reunión!
  »¡Sí, magnífica!, contesta
La dama. Tengo una tos...
Usted se divertiría
Mucho... —Nada: no, señor.
  »Yo me aburrí, pero tengo
La dulce satisfacción
De poder asegurar
Que me aburrí comm' il faut».
  ¡Tal presente nos ha hecho
La extranjera ilustración,
Y el prurito de la moda
A tal extremo llegó!
  Tales bailes no me den;
Que no entiendo, voto a brios,
Cómo pueden asociarse
La danza y el mal humor.
  Denme el brioso bolero,
Y la jota  de Aragón,
Y el fandango  saleroso
Y el polo  jaleador;
  Y aunque sirva de sarao
La cocina de un mesón;
Y mas que cuelguen candiles
Y espejo sea un perol;
  Y mas que en humilde poyo
Suplan con rasgado son
La guitarra y la bandurria
Al oboe  y al fagot.
  ¡Y alegría, pese al diablo!
¡Y vaya otro trago, Antón!
¡Y brinco que cante el credo!
¡Y que se muela el arroz!
  Y la mano, sea mano,
Y en lo que fuero razón
No le anden con regateos
A ningún hombre de pro;
  Y haga Juana otra cabriola,
Y mas que sea una coz;
Y sepamos si esa liga
Es verde o de otro color.
  Esto será de mal tono,
Y vulgar, y ¿qué sé yo...;
Pero es fruta de mi tierra,
Y yo soy muy español.

autógrafo

Manuel Bretón de los Herreros


subir   poema aleatorio   Romances XIV   siguiente / next   anterior / previous