subir   inicio / home   aleatorio / random   volver / back

ROMANOS Y CARTAGINESES

Hijos de Dido cantan,
Aníbal va delante;
rubíes en el suelo,
clavel en el semblante.
Ya se van los romanos,
ya marcha el contrincante.
Desolado se aleja
con odio y sin aguante.
Con ellos va un bisoño,
tan solo un principiante
del arte de la guerra,
un joven bien galante,
mancebo de su patria
que sirve como infante.
Se aleja de las tropas
de la ciudad ovante,
Cartago la fenicia,
cual flecha fulgurante
que no llega a atacar
y quiere al arco errante
besar y alzarse al vuelo,
tumbar al comandante.
A la Plasencia va
andando siempre avante
y a la ciudad arriba
cansado y jadeante.
Admira en un balcón
el brillo de adamante
de una mujer romana
de lustre llameante,
el rostro de una niña,
una Tanit radiante.
Mas, ay, desdicha cruel,
padecimiento undante,
que sale su marido
cual un Baal andante.

Clifford Daniel Kernahan Selfa


subir   Clifford Daniel Kernahan Selfa   poema aleatorio