anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

      ELEGÍA AL GATO

A ti, que andabas suelto por los balcones,
corriendo siempre tras los ratones
de mis zapatos.

—¡Oida Voda,
que no te metas en los tomates
ni el la albahaca!
—¡Oida Voda,
no me despiertes con tus besitos
cada mañana.

A ti.
Me recibías cada visita ya en la escalera
Y me alegrabas con los saltitos
Y con tus juegos la tarde entera.

—¡Estate quieto, no me molestes!
¡Vete de aquí! ¡Raus!
¡Raus!
¡Que no me brinques, que no me corras!
—Ahora me escondo en un calcetín ¡Miau!
¡Miau!

Ingenuo enano con rabo rojo y el pelo cano,
dientes de leche, carita china
merodeando por la cocina. ¡Cuántas veces
te dijeron!:
—¡Ay! Monchito, pórtate bien que te voy a regalar.
¡Ay! Gatito, qué penita, ya no te puedo cuidar.

A ti, gato travieso.
Ya no desarmas las cosas,
y no cazas abejitas ni persigues mariposas.
Ahora estás tranquilito.

—¡Oida Voda!,
que te han matado, lindo gatito,
¡qué mala suerte!
¡Oida Voda!,
 que te me has ido con el verano
ya para siempre.

A ti, testigo último de confesiones...
y no es su cama ni en sus canciones,
quiero decirte:
Con el verano nos fuimos
¡Maldita sea! ¡Confiésalo!
Sin molestias queda ella
Y sin su amor quedo yo.

Salzburg, 23 de agosto de 2004

Enrique Adrados Maestre


subir   poema aleatorio   Enrique Adrados Maestre   siguiente / next   anterior / previous