anterior   aleatorio / random   subir   inicio / home   siguiente / next

        SOBRE HARTMANN

Hojeaba a Hartmann. La mirada triste
se paseaba fugaz y distraída,
temblando entre las brumas, como tiembla
del mustio fuego la postrera chispa.

Todo es insoportable. Todo cansa,
y todo desespera, y todo hastía:
¡Oh qué sublime es aplastar de un golpe
con el suicidio universal la vida!

¡Qué desesperación! No hallar remedio
para este mal, para esta suerte impía;
¡no poder arrancar de nuestra frente
la corona fantástica de espinas!...

Y cuando meditaba cejijunto
en la sangre de todas las heridas,
en las garras de todos los dolores
y en el llanto de todas las pupilas,

pensó de pronto en mi nerviosa amada,
y en su mirada plácida y tranquila,
y en su dulce pasión... ¡Volví los ojos,
y miré que los campos sonreían!...

autógrafo

José Santos Chocano


subir   poema aleatorio   En la aldea (1895)   siguiente / next   anterior / previous