anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        EL OJO: PESTAÑA, VISIÓN

                    I

Hilo o más bien rayo de sombra
que inserto en ese párpado eres rastro,
ceniza de aquel fuego.

El borde de la carne sin pestaña
desampara
el ojo átono, que turbio mira
y no conoce.

Desdibujada la verdad vacila
en el ojo indefenso.
Sin bordes se refleja como una mancha triste.

Parado el ojo abierto no recoge
el dibujo finísimo: la línea viva de la sombra y luz,
en fiel contraste íntimo.
Realidad afligida. Sin límites no existes.
Y el ojo a ciegas se equivoca y toma
solo un golpe, y se cierra.

                    II

Pero esa sombra fina, finísima, esos hilos,
ese rayo sembrado que te orna, ojo completo,
concentra o da fijeza a tu borde imperioso
que sostiene ese globo y su dulce ejercicio.

Rayos, papilas negras, bosques trémulos, bordes
largos que siendo rayos a la luz determinan.
Se abren, se alzan, el ojo brilla justo y precioso,
brilla justo y domina. ¡Realidad limitada!
El pincel de la luz se encarniza en las líneas.
Tiembla en la herida viva de la luz acosada
y su borde se entrega, doloroso, gozoso.
Batalla de la sombra con la luz. Justas nupcias.
Y allí el ojo aceptando, separando, integrando.
El ojo soberano con su palio negrísimo.
¡Oh pestañas sutiles! ¡Oh verdad, en rigor!

autógrafo

Vicente Aleixandre


subir   poema aleatorio   En un vasto dominio (1958-1962)   siguiente / next   anterior / previous
Cap. I. Primera incorporación