Francisco Villaespesa (1877-1936)

Antonio Machado Jorge Braddock Suárez autores inicio autores siglo XXI título y primer verso audio Retrato: Francisco Villaespesa biografía wikipedia poemas Dedicados a Francisco Villaespesa buscar enlaces nuevo aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

A LA FORTUNA

A ROGELIO BUENDÍA MANZANO POETA JOVEN

ADIÓS A CUBA

Al cortar sus cabellos, agitados

Al mirar del paisaje la borrosa tristeza

Al saber la verdad de tu perjurio

¡Alma mía! Soñemos con la estación florida

ALMERÍA

ANIMÆ RERUM

Ante la Virgen que adorabas tanto

Aquí el sillón donde bordar solía

Asómate al balcón; cesa en tus bromas

AUTORRETRATO

Bajo el fulgor lunar el mar es plata

Bajo el sopor canicular se enerva

BALADA

BALADA DE AMOR

Buscando en la inquietud de los viajes

CANCIÓN DEL RECUERDO

CELOS

Con el fervor de un lapidario antiguo

Con pereza oriental, en la colina dormita

Con ternuras de madre y piedades de hermana

¿Conoce alguien el amor?

CONVALECENCIA

CONVENTO EN RUINAS

CÓRDOBA

Cruzas por mis recuerdos como un rayo de luna

Cuando me dices: Soy tuya

Cuatro muros de cal, libros, y una

De la Grecia y de Italia bajo los claros cielos

De la tarde de octubre bajo la luz gloriosa

De la vida me lanzo en el combate

DRAMA ETERNO

El alba ciñe las primeras rosas

El alba iluminó la vidriera

EL ALBAICÍN

¿El Bien y el Mal? ¿Quién sabe su camino...?

EL CAIMÁN

El cisne se acercó. Trémula Leda

El crepúsculo está lleno de aromas

EL GENERALIFE

EL JARDÍN DE LINDARAJA

EL POEMA DE LA CARNE

EL POETA RECUERDA

EL RELOJ

El reloj encantado

El ritmo, el gran rebelde, me rinde vasallaje

El viejo monasterio abandonado

ELEGÍA DE LA JUVENTUD

En el dulce silencio campesino

En el espejo de tu mar tranquila

En el sopor circular dormita

En férreas contracciones de serpiente

En la paz celestial de las alturas

EN LA PENUMBRA

En la penumbra se destaca el lecho

En las aristas de las altas cumbres

En tierra lejana

Enferma de nostalgias, la ardiente cortesana

ENSUEÑO DE OPIO

Eres como una ola

—¿Eres tú el Justo que a los justos premia?

Es otra señorita de Maupin. Es viciosa

Este cuarto pequeño y misterioso

FANTASÍA MORISCA

¡Felicidad!... ¡Felicidad!... Dulzura

Frescura matutina del paisaje...

GALANTERÍA

GRANADA

Hay rosas que se abren en selvas misteriosas

HUMILDAD

Igual que en un sepulcro me he encerrado

Jardín blanco de luna, misterioso

¡Jazminero, tan frágil y tan leve

JUNTO AL MAR

LA DAMA VESTIDA DE BLANCO

La fiera de mi carne está ya ahíta

La gente de la casa sollozaba

LA HERMANA

¡La hora confidencial!... Entre banales

La noche me envolvió como un perfume

LA RUECA

La sabia mano a cuyo tacto ardiente

LA SOMBRA

LA SOMBRA DE BEATRIZ

LA SOMBRA DE LAS MANOS

¡La tragedia es vulgar por lo sencilla!

La virgen hilaba

Las lágrimas sonoras de una copla

LÁUJAR

—Llaman a la puerta, madre. ¿Quién será?

Llamaron quedo, muy quedo

Llueve... En el viejo bosque de ramaje amarillo

LO QUE PASA

LOS JARDINES DE AFRODITA

LUCHA

Mi vida es el silencio de una espera

Mientras la fuente su canción moruna

MISA DEL ALBA

MORENA MÍA

No volveré a gozar en tu mirada

Nocturno azul y plata... Sobre el clave

NOCTURNO DE PLATA

OCASO

OFELIA

¡Oh enfermas manos ducales

Para cantar mi mente quiero un verso pagano

Para escanciar el vino de mi viña temprana

PAZ

Por la espaciosa frente pálida y pensativa

Por no sé qué refinamiento oscuro

Por tierras de sol y sangre

Por ver quién recogía tu pañuelo

PUREZA DE JAZMINES

¿Qué encanto tiene esa lejana estrella

¡Qué suavidad, qué suavidad de raso

Quedó en mis manos un jirón de encaje

¡Remansos del crepúsculo! Lejanos

RIMAS

Sacar en hombros por mi puerta

Sara es viciosa. Su pupila oscura

Sentir intensamente la vida. Haber amado

Si yo fuese un orfebre florentino

SONETILLO. EL POETA RECUERDA

SONETO

Soy un alma pagana. Adoro al dios bifronte

Sus frases nunca me hirieron

TARANTELA

Tardes de Paz... Monotonía

Te vi muerta en la luna de un espejo encantado

Ten un poco de amor para las cosas

Todas las noches a la cita vienes

Todo en silencio está. Bajo la parra

Turbia de sombra, el agua del remanso

Un «¡espera!», un «¡recuerda!» es cuanto queda

VASO ESPIRITUAL

Visión que cruzas por mis sueños, dime

VORREI MORIRE

Y su voz se esparció, como un aroma

Yo sé que la esperanza está viva, y que dentro

Yo te he deshecho, ¡oh muerta cabellera