anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

AQUÍ DIZE DE CÓMO FUÉ FABLAR CON DOÑA ENDRINA EL ARÇIPRESTE
Estrofas 653-745

¡Ay! ¡quán fermosa vyene doñ' Endrina por la plaça!
¡Qué talle, qué donayre, qué alto cuello de garça!
¡Qué cabellos, qué boquilla, qué color, qué buenandança!
Con saetas d' amor fyere, quando los sus ojos alça.

Pero tal lugar non era para fablar en amores:
a mí luego me vinieron muchos miedos e tenblores,
los mis pies e las mis manos non eran de sí senores:
perdí seso, perdí fuerça, mudáronse mis colores.

Unas palabras tenía pensadas por le dezir;
el miedo de las conpañas me façen ál departir.
Apenas me conosçía nin sabía por do yr,
con mi voluntat mis dichos non se podían seguir.

Ffablar con muger en plaça es cosa muy descobierta:
a bezes mal atado el perro tras la puerta.
Bueno es jugar fermoso, echar alguna cobierta:
ado es lugar seguro, es bien fablar, cosa çierta.

—Señora, la mi sobrina, que en Toledo seya,
se vos encomienda mucho, mill saludes vos enbya,
sy ovies' lugar e tienpo, por quanto de vos oya,
deseavos mucho ver e conosçervos querría.

"Querían mis parientes cassarme esta saçón
con una donçella rrica, fija de don Pepión;
a todos dy por rrespuesta que la non quería, non;
¡d' aquella será mi cuerpo, que tiene mi coraçón!"

Abaxé más la palabra, díxel' qu' en juego fablava.
Porque tod' aquella gente de la plaça nos mirava;
desde vy que eran ydos, que ome y non fyncava,
començel' dezir mi quexa del amor, que m' afyncava.

    .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .
    .   .   .   .   .   .   .   .   .   .   .

"Otro non sepa la fabla, desto jura fagamos;
do se çelan los amigos, son más fieles entramos.

"En el mundo non es cosa, que yo am' a par de vos;
tienpo es ya pasado de los años más de dos,
que por vuestr' amor me pena: ámovos más que a Dios.
non oso poner presona, que lo fable entre nos.

"Con la grant pena que paso, vengo vos desir mi quexa:
vuestro amor e deseo, que m'afinca e m'aquexa,
non me tira, non me parte, non me suelta, non me dexa:
tanto me da la muerte, quanto más se me alexa.

"Reçelo que non oydes esto que vos he fablado:
fablar muncho con el sordo es mal seso, mal recabdo;
creet que vos amo tanto, que non ey mayor cuydado:
esto sobre todas cosas me traye más afincado.

"Señora, yo non me trevo a desirvos más rrasones,
fasta que me rrespondades a estos pocos sermones;
desitme vuestro talante, veremos los coraçones".
Ella dixo: "Vuestros dichos non los preçio dos piñones.

"Bien así enganan munchos a otras munchas Endrinas:
el ome es engañoso e engaña sus vesinas;
non cuydedes que so loca por oyr vuestras parlinas;
buscat a quien engañedes con vuestras falsas espinas".

Yo le dixe: "¡Ya, sañuda, anden fermosos trebejos!
son los dedos en las manos, pero non todos parejos:
todos los omes non somos d' unos fechos nin consejos:
la peña tien' blancos, prietos; pero todos son conejos.

"A las vegadas lastan justos por pecadores,
a munchos enpeesçen los ajeños errores,
fas' mal culpa de malo a buenos e a mejores,
deven tener la pena a los sus fasedores.

"El yerro, que otro fiso, a mí non faga mal;
avet por bien que vos fable ally so aquel portal:
non vos vean aquí todos los que andan por la cal,
aquí vos fablé uno, ally vos fablaré ál".—

Pas' a paso don Endrina so el portal es entrada,
bien loçan' e orgullosa, bien mansa e sosegada,
los ojos baxo por tierra en el poyo asentada;
yo torné en la mi fabla, que tenía començada:

"Escúcheme, señora, la vuestra cortesía
un poquillo que vos diga del amor y muerte mía:
cuydades que vos fablo en engaño e folía,
e non sé qué me faga contra vuestra porfía.

"A Dios juro, señora, e por aquesta tierra,
que quanto vos he dicho, de la verdat non yerra;
estades enfriada más que la nief de la sierra,
e sodes atan moça, que esto me atierra.

"Fablo en aventura con la vuestra moçedat:
cuydades que vos fablo lisonga e vanidat;
non me puedo entender en vuestra chica hedat;
querríedes jugar pella, más qu' estar en poridat.

"Peroque sea más noble para plasentería
e para estos juegos hedat de mançebía;
la vegedat en seso lieva la mejoría:
a entender las cosas el grant tienpo las guía,

"Todas las cosas fase el grant uso entender,
el arte e el uso muestra todo saber;
sin el uso e arte, ya se va pereçer:
do se usan los omes, puédense conoçer.

"Yd e venit a la fabla otro día ¡por mesura!
pues que hoy non me creedes o non es mi ventura;
yt e venid a la fabla: esa creençia tan dura,
usando oyr mi pena, entendredes mi quexura.

"Otorgatme ya, señora, aquesto de buenamiente,
que vengades otro dia a la fabla solamiente:
yo pensaré en la fabla e sabré vuestro talente;
al non oso demandar, vos venir seguramiente.

"Por la fabla se conosçen los más de los coraçones:
entenderé de vos algo, oyredes mis rrasones;
yt e venit a la fabla, que mugeres e varones
por palabras se conosçen, son amigos, conpañones.

"Peroque ome non coma nin comiença la mançana,
es la color e la vista alegría palançiana:
es la fabla e la vista de la dueña tan loçana
al ome conorte grande, plasentería bien sana".

Esto dixo doñ' Endrina, esta dueña de prestar:
"Onrra e non desonrra es cuerdamiente fablar;
las dueñas e mugeres deven su rrepuesta dar
a qualquier que las fablare o con ellas rrasonar'.

"Quant' esto a vos otorgo o a otro cualquiere:
fablat vos, salva mi onrra, quanto fablar quigéredes,
de palabras en juego dirélas si las oyere;
non vos consintré engaño, cadaque lo entendiere.

"Estar sola con vos sólo, esto yo non lo faría:
non deve muger estar sola en tal conpañía:
naçe dende mala fama e mi desonrra sería;
ante testigos, que veyan, fablarvos he algund día".

"Señora, por la mesura, que agora prometedes,
non sé graçias, que lo valan, quantas vos mereçedes:
a la merçed, que agora de palabra fasedes,
egualar non se podrían ningunas otras merçedes.

"Pero yo fio de Dios que aún tienpo verná,
que, qual es el buen amigo, por obras paresçerá;
querría fablar; non oso: tengo que vos pesará".
Ella dixo: "Pues desildo, e veré qué tal será".

"Señora, que m' prometades, de lo que d'amor queremos,
sy ovier' lugar e tienpo, quando en uno estemos,
segund que yo deseo, vos e yo nos abraçemos:
para vos non pido muncho, ca con esto pasaremos".

Esto dixo doñ' Endrina: "Es cosa muy provada
que por sus besos la dueña finca muy engañada:
ençendemiento grande pon' abraçar al amada,
toda muger es vençida, desqu' esta joya es dada.

"Esto yo non vos otorgo, salvo la fabla de mano;
mi madre verná de misa, quiérom' yr d' aquí tenprano,
non sospeche contra mí que ando con seso vano;
tienpo verná, que podremos fablarnos este verano".

Fuese la mi señora de la fabla, su vía.
Desque yo fue naçido, nunca vy mejor día,
solás tan plasentero e tan grande alegría:
quisome Dios bien giar e la ventura mía.

Cuidados munchos me quexan, a que non fallo consejo;
si muncho usó la dueña con palabras de trebejo,
puede ser tanta la fama, que saliera a conçejo:
perdería la dueña, sería pesar sobejo.

Si la non sigo, non uso, el amor se perderá:
sy veye que la olvido, ella otro amará:
el amor con uso creçe, desusando menguará,
do la muger olvidares, ella te olvidará.

Do añadieres la leña, creçe syn dubda el fuego;
si la leña se tirare, el fuego menguará luego:
el amor e bienquerençia creçe con usar el juego;
si la muger olvidares, poco preciará tu ruego.

Cuydados tan departidos créçenme de cada parte,
con pensamientos contrarios el mi coraçón se parte,
e a la mi muncha cuyta non sé consejo nin arte:
el amor, do está firme, todos los miedos departe.

Muchas vezes la ventura con ssu fuerça e poder
a muchos omes non dexa su propósito fazer:
por esto anda el mundo en levantar e caer;
Dios e el trabajo grande pueden los fados vençer.

Ayuda la ventura al que bien quiere guiar,
e a muchos es contraria, puédelos malestorvar:
el trabajo e los fados suélense aconpañar;
pero syn Dios todo esto non puede aprovechar.

Pues syn Dios non me puede prestar cosa que sea,
Dios guíe la mi obra, Él mi trabajo provea,
porque el mi coraçón vea lo que dessea:
el que ¡amén! dexiere, lo que codiçia vea.

Hermano nin sobrino non quiero por ayuda:
quando aquel fuego viene, todo coraçón muda,
uno a otro non guarda lealtad nin la cuyda;
amistat, debdo e sangre, todo la mujer muda.

El cuerdo con buen seso pensar deve las cosas:
escoja las mijores e dexe las dañosas;
para mensajería personas sospechosas
nunca son a los omes buenas nin provechosas.

Busqué Trotaconventos, qual me manda el Amor;
de todas las maestras escogí la mijor;
¡Dios e la mi ventura, que me fue guiador!
Açerté en la tyenda del sabio corredor.

Fallé una tal vieja, qual avía mester,
artera e maestra e de mucho saber:
doña Venus por Pánfilo non pudo más facer
de quanto fizo ésta por me facer plazer.

Era vieja buhona, de las que venden joyas:
éstas echan el laço, éstas cavan las foyas;
non ay tales maestras, como éstas viejas Troyas:
estas dan la maçada: sy as orejas, oyas.

Como lo an de uso estas tales buhonas,
andan de casa en casa vendiendo muchas donas:
non se rreguardan dellas; están con las personas,
ffazen con mucho viento andar las atahonas.

Desque fue en mi casa esta vieja sabida,
díxele: "Madre señora, tan bien seades venida:
en vuestras manos pongo mi salud e mi vida;
sy vos non me acorredes, mi vida es perdida.

"Oy dezir de vos mucho bien e aguisado
de quántos bienes fazedes al que vos viene coytado,
cómo ha bien e ayuda quien de vos hes ayudado:
por vuestra buena fama he por vos enviado.

"Quiero fablar convusco bien como en penitençia:
toda cosa que vos diga, oylda en paciençia;
sinon vos, otro non sepa mi quexa e mi dolençia".
Diz' la vieja: "Pues desildo e aved en mí creençia.

"Conmigo seguramente vuestro coraçón fablat,
faré por vos quanto pueda, guardarvos he lealtat:
ofiçio de correderas es de mucha poridat;
más encobiertas cobrimos, que mesón de vesindat.

"Sy a quantas desta villa nos vendemos las alhajas,
sopiesen de vos e d' otros, muchas fueran las barajas;
muchas bodas ayuntamos, que vienen arrepintajas.
muchos panderos vendemos, que non suenan las sonajas".

Yo l' diz': "Amo una dueña sobre quantas nunca vy;
ella, si me non engaña, paresçe qu' ama a mí:
por escusar myll peligros fasta hoy la encobrí:
toda cosa deste mundo temo e mucho temí.

"De pequeña cosa nasçe fama en la vesindat,
desque nasçe, tarde muere, mager non sea verdat:
con enbidia algunos levantan gran falsedat:
poca cossa enpesçe al mesquino mesquindat.

"Aquí es bien mi vesina, ruegovos qu' allá vayades,
e fablad entre vos amos lo mijor que entendades;
encobrid aqueste pleyto lo más muncho que podades,
açertad el fecho todo: veredes las voluntades".

Diz': "Yo iré a su casa desa vuestra vesina
e le diré tal escanto e l' dará tal atalvina,
porque esa vuestra llaga sane por mi melesina.
desidme quién es la dueña".—Yo le dixe: "Doñ' Endrina".

Díxome que esta dueña era byen su conosçienta.
Yo l' dixe: "Por Dios, amiga, guardatvos de sobrevienta".
Ella diz': "Pues fue casada, creed ya qu' ella consienta:
que non ay mula d' alvarda, que la siella non consienta.

"La çera qu' es mucho dura, mucho brozna e elada,
desque ya entre las manos una vez es masnada,
después con poco fuego çient vezes será doblada:
doblarse ha toda dueña, que sea bien escantada.

"Miénbresevos, Don amigo, de lo que desirse suele:
que çivera en molino, quien ante vien' ante muele;
mensaje que mucho tarda, a muchos omes desmuele,
el ome aperçebido nunca tanto se duele.

"Amigo, non vos durmades, que la dueña que desides,
otro quier' casar con ella e pide lo que pedides:
es ome de buen lynaje, viene donde vos venides;
vayan ante vuestros rruegos, que los ajenos conbides.

"Yo lo trayo estorvado por quanto non lo afynco,
que es ome bien escaso, peroque sea bien rrico:
mandóme por vestuario una piel e un pellico,
diómelo tan bienparado, que non es grande nin chico.

"El presente que s' da luego, sy es grande de valor,
quebranta leyes e fueros, es del derecho señor;
a muchos es grand ayuda, a muchos estorvador:
tienpo ay que aprovecha e tienpo que faz' peor.

"Esta dueña que desides, mucho es en mi poder:
sy non por mí, non la puede ome del mundo aver:
yo sé toda su fasienda e quanto ha de fazer,
por mi conssejo lo faze, más que por el su querer.

"Non vos diré más rrasones, que asas vos e fablado;
d' aqueste ofiçio bivo, non he de otro cuydado;
muchas veses entristesco por el tienpo pasado,
porque non m' es gradesçido nin me es galardonado.

"Si me diéredes ayuda, de que passe un poquillo,
a esa moça e otras moçetas del cuell' alvillo
yo faré con mi escanto que vengan pas' a pasillo;
en aqueste mi harnero las trayo yo al çarçillo".

"Madre señora", le dixe, "yo vos quiero byen pagar;
el mi algo e mi casa sea en vuestro mandar:
de mano tomad pellote; yt, non le dedes vagar;
pero ante que vayades, quierovos yo castigar.

"Todo vuestro cuydado sea en aqueste fecho,
trabajat en tal manera porque ayades provecho;
de todo vuestro trabajo avredes ayud' e pecho,
pensat bien lo que fablaredes con seso e con derecho.

"Del comienço fast' el cabo pensat bien lo que l' digades,
fablad tanto e tal cosa, que non vos arrepintades,
en la fyn está la onrra e desonrra, bien creades:
do bien acaba la cosa, ally son muchas bondades.

"Mijor cosa es al ome e cuerdo e entendudo
callar do no le enpeçe, e tyénenle por sesudo,
que fablar lo que no l' cunple, porque se' arrepentudo:
o piensa bien lo que fablas o calla, faste mudo".

La buhona con harnero va taniendo cascaveles,
Menando de sus joyas, sortijas con alheleles;
Desía: "¡Por hasalejas! ¡conpradme estos manteles!"
Oyolo doñ' Endrina; Diz': "Entrad, non rreçeledes".

Entró la vieja en casa, díxole: "Señora fija,
en esa mano bendicha tomat esta sortija;
si vos non me descobrides, direvos una pastrija,
que penssé esta noche".—Poco a poco l' aguija.

"Ffija, sienpre vos estades en casa tan ençerrada:
sola envejeçedes; quered alguna vegada
salyr e andar en plaça: la vuestra beldat loada
entre aquestas paredes non vos prestará nada.

"En aquesta villa mora muy fermosa mançebía,
mançebillos apostados e de mucha loçanía,
en todas buenas costunbres creçen de cada día,
nunca veer pudo ome atan buena conpañía.

"Muy byen me rresçiben todos en esta mi probedat;
el mijor e el más noble de lynaj' e de beldat
es don Melón de la Huerta, mançebillo de verdat:
a todos los otros sobra en fermosur' e bondat.

"Todos quantos en su tyenpo en esta tierra nasçieron
en costunbres, en rriquesa tanto com' él non creçieron,
con los locos fázes' loco, los cuerdos dél byen dixieron,
manso más que un cordero, pelear nunca lo vyeron.

"El sabio vençer con seso al loco, non es tan poco:
con los cuerdos estar cuerdo, con los locos estar loco:
el cuerdo non enloquece por fablar al roçapoco:
yo lo piensso'n mi pandero muchas veçes que lo toco.

"Mençebillo en la villa atal non se fallará:
non astraga lo que gana; mas ante lo guardará.
creo byen que tal fijo al padre semejará.
en el beserrillo vey, ome el buey qué fará.

"El fijo con el padre muchas vezes aprueva;
en semejar al padre non es cosa tan nueva;
el coraçón del ome por la obra se prueva,
grand amor e grand ssaña non puede sser non se mueva.

"Ome de buena vyda e es byen acostunbrado;
creo que casaría él convusco de grado;
si vos bien lo sopiésedes, quál es e quán preçiado,
vos querríades a este que yo vos he fablado.

"A veçes luenga fabla tiene chico provecho,
quien mucho fabla, yerra, díselo el derecho,
e de comienço chico viene granado fecho,
a vezes cosa chica faze muy grand despecho.

"A vezes chica fabla bien dicha e chico ruego
obra mucho en los fechos, a vezes rrecabda luego,
de chica çentella nasçe grand llama e grant fuego,
e viene grand peligro a veses del chico juego.

"Syenpre fue mi costumbre e los mis pensamientos
levantar yo de mío e mover cassamientos,
fablar como en juego tales somovimientos,
fasta que yo entienda e vea los talentos.

"Agora, mi señora, desit vuestro coraçón,
esto que vos he fablado, sy vos plase o si non:
guardarvos he poridat, celaré vuestra rraçón,
syn miedo fablad conmigo todas quantas cosas son".—

Respondiole la dueña con mesura e con byen:
"Buena muger, dezit ¿quál es ése o quién,
que vos tanto loades? ¿quántos de bienes tyen'?
yo penssaré en ello, si para mí convyén".

Dixo Trotaconventos: "¿Quál es? ¡fija, señora!
es aparado bueno, que Dios vos traxo agora,
mançebillo guisado, en vuestro barrio mora:
don Melón de la Huerta ¡quereldo en buenora!

"Creetme, fija señora, quantos vos demandaron
a par deste mançebillo ningunos non llegaron:
el día que vos nasçistes, fados alvos vos fadaron,
que para esse donayre atal cosa vos guardaron".

Dixo doña Endrina: "Callad ese pedricar,
ca ya esse parlero me cuydara engañar;
muchas otras vegadas me vyno a retentar;
mas de mí non vos podedes él nin vos alabar.

"La muger que vos cree las mentiras parlando,
e cree a los omes con amores jurando,
sus manos se contuerçe, del coraçón travando:
¡mal se lava la cara con lágrimas llorando!

"Déxatme de rroydo; yo tengo otros cuydados,
de muchos que me tyenen los mis algos forçados;
non me viene en miente desos malos rrecabdos,
nin te cunple agora desirme esos mandados".—

"A la fe," dyz' la vieja, "desque vos veyen bivda,
sola, syn conpañero, non sodes ya temida:
es la bivda tan sola, más que vaca, corrida:
por ende aquel buen ome vos terná defendida.

"Éste vos tirará todos esos pelmaços
de pleitos e de fuerças, de vergüenças e plaços;
muchos dizen que cuydan pararvos tantos laços,
fasta que non vos dexen en las puertas los maços.

"Guardatvos mucho desto, señora doñ' Endrina,
sinon, contesçervos puede a vos mucho ayna
como al abutarda, quando la golondryna
le dava buen consejo, como buena madrina".

Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, 1320


subir   poema aleatorio   Libro de Buen Amor (1320)   siguiente / next   anterior / previous