anterior autor siguiente

    BAJO LOS ÁLAMOS

Para José Eulogio Garrido

Cual hieráticos bardos prisioneros,
los álamos de sangre se han dormido.
Rumian arias de yerba al sol caído,
las greyes de Belén en los oteros.
El anciano pastor, a los postreros
martirios de la luz, estremecido,
en sus pascuales ojos ha cogido
una casta manada de luceros.
Labrado en orfandad baja al instante
con rumores de entierro, al campo orante;
y se otoñan de sombra las esquilas.
Supervive el azul urdido en hierro,
y en él, amortajadas las pupilas,
traza su aullido pastoral un perro.

autógrafo

César Vallejo, 1918


subir volver Los Heraldos Negros (1918) Plafones ágiles   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio