anterior autor siguiente

        LA VOZ DE DIOS

Yo busqué la armonía de mi verso en el prado,
en el monte, en el mar y en la sabana
unidos en mi Canto, la Espiga y el Arado
forman la apoteosis de la fe ciudadana.
Yo he soñado mi Patria en la aureola
de un inmenso trigal aprisionada,
meciéndose infantil junto a la ola
y encanecida al beso de la Sierra Nevada;
y al Orinoco de fragor de fragua
le vi temblar en oro el flanco rubio
que azota las llanuras con sus mil colas de agua,
caimán del llano que abortó el Diluvio.

Y en una elevación hacia la gloria,
con ágiles vaivenes de saludo,
subieron las espigas a un altar de victoria,
para dorar las crines al corcel del Escudo.

Yo siento en esta hora
de luz, un temblor santo;
entro por la campiña, delirante de aurora,
pidiendo la emoción de un nuevo canto.
Y oigo la voz de Dios en mi camino:
—Yo soy el viejo Labrador Divino;
son enjambre de soles mis cuadrigas;
labré el eterno Cosmos ignorado,
y ardió bajo la fuerza de mi Arado
la luz del Mundo como un haz de espigas!

1918.



Andrés Eloy Blanco


subir volver Tierras que me oyeron (1921)   siguiente anterior
Los cantos
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio