anterior autor siguiente

        TRADUCCIÓN DE LEIGH HUNT

        BEN ADHEM Y EL ÁNGEL

A Tomás Surí Salcedo

Ben Adhem (que su tribu florezca eternamente!)
Dormía, cuando un hálido vino a rozar su frente,
y despertó.

Su alcoba brillaba con un rayo
de la luna; brisa de la noche de Mayo
traía de los valles el olor de las flores,
y un ángel vio, las sienes ceñidas de fulgores,
que en un libro escribía.

Ben Adhem, con rudeza,
dijo el ángel: «¿Qué escribes?».
Levantó la cabeza
la visión, y en acento de indecible dulzura
que llegó a sus oídos como voz de la altura,
«Los nombres de los que aman al Señor», le responde.

Y con acento trémulo, que la ansiedad esconde,
Velado por las lágrimas, al ángel preguntó:
«¿Has escrito mi nombre?»
Y el ángel dijo: «¡No!»
Ben Adhem habló entonces con voces suplicantes:
«Pon mi nombre como uno que ama a sus semejantes».
Un nombre escribió el ángel.

                                      A la noche siguiente
volvió a la alcoba, en medio de luz resplandeciente,
y le mostró las páginas en donde están escritos
los escogidos nombres, por el Señor benditos.

Ben Adhem, de rodillas, cayó ante el mensajero,
porque vio que su nombre llenaba el libro entero.

Ismael Enrique Arciniegas


subir volver Ismael Enrique Arciniegas   siguiente anterior
inglés Original version (Leigh Hunt)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio