A UN AVARIENTO

En aqueste enterramiento
Humilde, pobre y mezquino,
Yace envuelto en oro fino
Un hombre rico avariento.

Murió con cien mil dolores
Sin poderlo remediar,
Tan sólo por no gastar
Ni aun gasta malos humores.

autógrafo

Francisco de Quevedo y Villegas


subir volver Flores de poetas ilustres de España (1603)   siguiente anterior
Pedro Espinosa. Redondillas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio