anterior autor siguiente

        RIMA XXXII

  Pasaba arrolladora en su hermosura
    y el paso le dejé;
ni aun a mirarla me volví y, no obstante,
algo a mi oído murmuró: —Esa es.

  ¿Quién reunió la tarde a la mañana?
    Lo ignoro; sólo sé
que en una breve noche de verano
se unieron los crepúsculos, y... fue.

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº73)   siguiente nº74 anterior nº72
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima XXXIII anterior Rima XXXI
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio