anterior autor siguiente

        RIMA LXIV

Como guarda el avaro su tesoro,
        guardaba mi dolor;
quería probar que hay algo eterno
a la que eterno me juró su amor.

Mas hoy le llamo en vano y oigo, al tiempo
        que le acabó, decir:
¡Ah, barro miserable, eternamente
        no podrás ni aun sufrir!

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº64)   siguiente nº65 anterior nº63
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima LXV anterior Rima LXIII
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco

Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio