anterior autor siguiente

  ROMANCE XII DE DOÑA URRACA, CERCADA EN ZAMORA

¡Rey don Sancho, rey don Sancho,   ya que te apuntan las barbas,
quien te las vido nacer   no te las verá logradas!

      Don Fernando apenas muerto,    Sancho a Zamora cercaba,
de un cabo la cerca el rey,   del otro el Cid la apremiaba.
Del cabo que el rey la cerca   Zamora no se da nada;
del cabo que el Cid la aqueja   Zamora ya se tomaba;
corren las aguas del Duero   tintas en sangre cristiana.
Habló el viejo Arias Gonzalo,   el ayo de doña Urraca:
—Vámonos, hija, a los moros   dejad a Zamora salva,
pues vuestro hermano y el Cid   tan mal os desheredaban.

      Doña Urraca en tanta cuita   se asomaba a la muralla,
y desde una torre mocha   el campo del Cid miraba.

Anónimo


subir volver Romances del Cid (R.Menéndez Pidal)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio