anterior autor siguiente

ROMANCE XI DE LA INFANTA DOÑA URRACA, QUE SE FUE PARA CABEZÓN A QUEJARSE MUY MALAMENTE AL REY SU PADRE

—Morir vos queredes, padre,   ¡San Miguel vos haya el alma!
Mandastes las vuestra tierras   a quien se vos antojara:
diste a don Sancho a Castilla,   Castilla la bien nombrada,
a don Alfonso a León   con Asturias y Sanabria,
a don García a Galicia   con Portugal la preciada,
¡y a mí, porque soy mujer,   dejáisme desheredada!
Irme he yo de tierra en tierra   como una mujer errada;
mi lindo cuerpo daría   a quien bien se me antojara,
a los moros por dinero   y a los cristianos de gracia;
de lo que ganar pudiere,   haré bien por vuestra alma.
  Allí preguntara el rey:   —¿Quién es esa que así habla?
Respondiera el arzobispo:   —Vuestra hija doña Urraca.
—Calledes, hija, calledes,   no digades tal palabra,
que mujer que tal decía   merecía ser quemada.
Allá en tierra leonesa   un rincón se me olvidaba,
Zamora tiene por nombre,   Zamora la bien cercada,
de un lado la cerca el Duero,   del otro peña tajada.
¡Quien vos la quitare, hija,   la mi maldición le caiga!
Todos dicen: «Amen, amen»,   sino don Sancho que calla.

Anónimo


subir volver Romances del Cid (R.Menéndez Pidal)   siguiente anterior
enlace En Francisco de Quevedo
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio