anterior autor siguiente

  EL PEQUEÑO DOLOR

Mi dolor es pequeño,
pero aún así bendigo este dolor,
que es como no soñar después de un sueño,
o es como abrir un libro y encontrar una flor.

Déjame que bendiga
mi pequeño dolor,
que no sabe crecer como la espiga,
porque la espiga crece sin amor.

Y déjame cuidar como una rosa
este dolor que nace porque sí,
este dolor pequeño, que es la única cosa
que me queda de ti.

autógrafo

José Ángel Buesa


subir volver Poemas prohibidos (1959)   siguiente anterior
audio Voz: José Ángel Buesa

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio