anterior autor siguiente

      SONETO

  JOCOSO A LA MISMA ROSA

Señora doña Rosa, hermoso amago
de cuantas flores miran sol y luna:
¿cómo, si es dama ya, se está en la cuna,
y si es divina, teme humano estrago?

¿Cómo, expuesta del cierzo al rigor vago,
teme humilde el desdén de la fortuna,
mendigando alimentos, importuna,
del turbio humor de un cenagoso lago?

Bien sé que ha de decirme que el respeto
le pierdo con mi mal lindada prosa.
Pues a fe que me he visto en harto aprieto;

y advierta vuesa merced, señora Rosa,
que le escribo, no más, este soneto
porque todo poeta aquí se roza.

autógrafo

Sor Juana Inés de la Cruz


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Edición facsímil 1692
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio