anterior autor siguiente

      SONETO

QUE RESPONDIÓ LA MADRE JUANA EN LOS MISMOS CONSONANTES

No es sólo por antojo el haber dado
en quererte, mi bien: pues no quisiera
alguno que tus prendas conociera,
negarte que mereces ser amado.

Y si mi entendimiento desdichado
tan incapaz de conocerte fuera,
de tan grosero error aun no pudiera
hallar disculpa en todo lo ignorado.

Aquella que te hubiere conocido,
o te ha de amar, o confesar los males
que padece su ingenio en lo entendido,

juntando dos extremos desiguales:
con que ha de confesar que eres querido,
para no dar improporciones tales.

autógrafo

Sor Juana Inés de la Cruz


subir volver Soneto   siguiente anterior
facsímil Edición facsímil 1692
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio