anterior autor siguiente


Cada mañana ponía en los arroyos acero y lágrimas y adiestraba a los pájaros en la canción de la ira: el arroyo claro para la hija dulcemente imbécil; el agua azul para la mujer sin esperanza, la que olía a vértigo y a luz, sola en el albañal entre banderas blancas, fría bajo la sarga y los párpados ya amarillos de amor.

autógrafo

Antonio Gamoneda


subir volver Libro del frío (1992) 2 El vigilante de la nieve   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio