Antonio Gamoneda (1931)

Juan Gelman Juan Bañuelos autores inicio autores siglo XXI título y primer verso audio Retrato: Antonio Gamoneda biografía wikipedia poemas Obras buscar enlaces Poema del día (facebook) aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

A la penumbra auricular no viene nunca el sonido del amanecer

ADIÓS

AGRICULTURA

Álamos. El fulgor excede y las distancias son

Alguien ha entrado en la memoria blanca

Algunas veces salgo hacia las montañas

Amé las desapariciones y ahora el último rostro ha salido de mí

Amé todas las pérdidas

AMOR

Amor que duras en mis labios

Anticanto de amor

Aquel aire entre el resplandor y la muerte

Aquellos cálices

Ardes bajo las túnicas carnales

AÚN

BLUES DE LA CASA

BLUES DEL CEMENTERIO

Breve investigación aplicada al valor de los datos visuales en la que se supone última fotografía de Antonio Machado

Busco tu piel inconfesable

Cada mañana ponía en los arroyos acero y lágrimas

Caer en un rostro, existir

CAIGO SOBRE UNAS MANOS

CLARIDAD SIN DESCANSO

Conozco un pueblo –no lo olvidaré–

Cuando me extiendo junto al mar

Cuando no sabía

Cuando tamaño significa

Cuando yo tenía catorce años

DESCRIPCIÓN DE LA MENTIRA

DESPUÉS DE VEINTE AÑOS

Detrás de la oscuridad

DIVÁN EN NUEVA YORK

Edad, edad, tus venenosos líquidos

El animal que llora, ése estuvo en tu alma antes de ser amarillo

El miedo entra en la blancura

El mirlo en la incandescencia de tus labios se extingue

EL VIGILANTE DE LA NIEVE

El vigilante fue herido por su madre

El vino era azul en el acero

El volumen rescata de la tierra

En el más resistente, más velado

En la calle que sube hacia la catedral

En la cavidad que sabes

En la ebriedad le rodeaban mujeres, sombra, policía, viento

En la humedad me amas y eres azul en tus pezones

En los paseos perezosos

En mi casa están vacías las paredes

Entra en tu cuerpo y tu cansancio se llena de pétalos

Entra otra vez en las alcobas blancas

Era incesante en la pasión vacía

Eran días atravesados por los símbolos

Eres como la flor de los agonizantes

¿Es la luz esta sustancia que atraviesan los pájaros?

Espacio siempre frente al tiempo. No

Esta es la tierra, donde el sufrimiento

Está tejida con azul la noche

ESTAR EN TI

Estoy desnudo ante el agua inmóvil

Existe el mar en las ciudades blancas

FRÍO DE LÍMITES

GEOLOGÍA

GEÓRGICAS

Gritan ante los muros calcinados

Ha venido tu lengua; está en mi boca como una fruta en la melancolía

Hablan los manantiales en la noche

He atravesado las creencias

He envejecido dentro de tus ojos

He tirado al abismo el hueso de la misericordia

Hierven bajo las túnicas de la ira

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones eran la pobreza y la lluvia

Huyen heridas por el amanecer

INCANDESCENCIA Y RUINAS

Inmóvil, claramente

INVIERNO

IRA

La blancura es más grande que la tristeza

La ciudad mira el sílice de las montañas

La inexistencia es hueca como las máscaras

La luz hierve debajo de mis párpados

La mitad está hendida por un lamento

La nieve cruje como pan caliente

La obscenidad entró en mis huesos

La tarde entra de pronto en la cocina

Las hortensias extendidas en otro tiempo

LIBERTAD EN LA CAMA

Llegan los animales del silencio

MÁS ALLÁ DE LA SOMBRA

Mi manera de amarte es sencilla

Mi rostro hierve en las manos del escultor ciego

MÚSICA DE CÁMARA

NIEVE

Nuestros cuerpos se comprenden cada vez más tristemente

Palomas. Atraviesan la inexistencia

PAVANA IMPURA

Propongo mi cabeza atormentada

Puse agua y cinabrio en mi corazón y en mis venas

Puse la enemistad como un lienzo sobre tus pechos

Qué valdría sin pisadas humanas

¿Quién viene

Quizá el silencio dura más allá de sí mismo

Quizá me sucedo en mí mismo

Recuerdo el frío del amanecer

Retrocede, combate

Roza los líquenes y las osamentas abandonadas al rocío

SÁBADO

Sábana negra en la misericordia

Salen los cuerpos del abismo

Si pudiera tener su nacimiento

Sobre la calcificación de las semillas

Sólo hubo resistencia en aquellos cuerpos

Soy el que ya comienza a no existir

SUCIEDAD DEL DESTINO

Tengo frío junto a los manantiales

Todos los árboles se han puesto a gemir

Todos los días salgo de la cama

Tras asistir a la ejecución de las alondras

Tu cabello en sus manos

Tu cabello encanece entre mis manos

Tú en la tristeza de los urinarios

UN ÁNGEL GÓTICO

Un bosque inmóvil, sin espacio, pero

Un bosque se abre en la memoria

Un perro milagroso

Un silencio de hormigas, un frenesí de esparto

UNFORGIVEN

Va a amanecer. Hay noche aún sobre tus llagas

Vándalo de pureza

Veo la sombra en la sustancia roja del crepúsculo

VERANO 1966

Vi

VIENE EL OLVIDO

Vigilaba la serenidad adherida a las sombras

Yo invoco la cabeza

Yo no entro en ti para que tú te pierdas

Yo, sin ojos, te miro transparente