RIMA XLIV

Como en un libro abierto
leo de tus pupilas en el fondo.
¿A qué fingir el labio
risas que se desmienten con los ojos?

¡Llora!  No te avergüences
de confesar que me quisiste un poco.
¡Llora!  Nadie nos mira.
Ya ves; yo soy un hombre... y también lloro.

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº10)   siguiente nº11 anterior nº9
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima XLV anterior Rima XLIII
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio