Gaspar Núñez de Arce (1834-1903)



Menú de poemas por TÍTULO y primer verso



Ignacio Manuel Altamirano autores Gustavo Adolfo Bécquer




A DARWIN

A EMILIO CASTELAR

A ESPAÑA

A LA MUERTE DE DON ANTONIO RÍOS ROSAS

A LA PATRIA. HIMNO CON MOTIVO DE LA PAZ

A MI MUSA. CON MOTIVO DE LOS TERREMOTOS DE ANDALUCÍA

A QUINTANA. EN CELEBRIDAD DE SU CORONACIÓN

A UN TRAIDOR AFORTUNADO

A VOLTAIRE

Acoge cariñoso

Allá en la edad florida

¡AMOR!

ANTE UNA PIRÁMIDE DE EGIPTO

¡Ay! cuando un pueblo rompe la valla

¡Ay, todo inspira horror! La noche obscura

¡CARTAGENA!

¡Cayó como la piedra en la laguna

Como el radiante sol cuando declina

CREPÚSCULO

Cuando de tus desórdenes testigo

Cuando el ánimo ciego y decaído

Cuando en el seno de la noche fría

Cuando recuerdo la piedad sincera

Desde esta soledad en donde vivo

Dorando la alta cumbre

EL REO DE MUERTE

El sol tocaba en su ocaso

ELEGÍA A LA MEMORIA DEL INSIGNE HISTORIADOR Y POETA PORTUGUÉS ALEJANDRO HERCULANO

EN EL MONASTERIO DE PIEDRA (ARAGÓN)

Eres ariete formidable: nada

Es de noche: el monasterio

ESTROFAS

¡EXCELSIOR!

FOTOGRAFÍAS

¡Gloria al genio inmortal! Gloria al profundo

¡Goza, goza en tu infamia! La serena

INSOMNIO

INTRODUCCIÓN

LA CITA

LA DUDA. A MI QUERIDO AMIGO EL DISTINGUIDO POETA DON ANTONIO HURTADO

La fiera, la titánica batalla

La generosa musa de Quevedo

LA GUERRA

LA INUNDACIÓN. ANTES

LA INUNDACIÓN. DESPUÉS

LA LUZ Y LAS TINIEBLAS

La negra noche su enlutado manto

La virgen poesía

LAS ARPAS MUDAS

¡Los tiempos son de lucha! ¿Quién concibe

LUZ Y VIDA

Mi caballo, sintiendo el acicate

MISERERE

¡Oh eterno Amor , que en tu inmortal carrera

¡Oh incesante desvarío

¡Oh Musa, que en el combate

¡Oh, vedle; vedle! ¡Turbia y ardiente la mirada!

¡Pantoja ten valor! Rompe la valla

¡POBRE LOCA!

¿Por qué los corazones miserables

Por razones que se calla

PROBLEMA

PROFANACIÓN

PRÓLOGO. LEÍDO POR DON MANUEL CATALINA EN LA INAUGURACIÓN DEL TEATRO DE APOLO

Quiero, dejando hipótesis a un lado

Quiso imponer al mundo su memoria

RAIMUNDO LULIO

RECUERDOS

Roto el respeto, la obediencia rota

Senado ilustre, público discreto

Si es cierto que la pena compartida

SONETO

SONETO

Tantas esperanzas muertas

Todas las tardes, cuando el sol declina

Todo respira paz: la fértil vega

¡TREINTA AÑOS!

¡Treinta años! ¿Quién me diría

TRISTEZAS

VELUT UMBRA

Venga el ateo y fije sus miradas

¡Ya triunfó la república! Has vencido