Leopoldo Lugones (1874-1938)

Guillermo Valencia José María Eguren autores inicio autores siglo XXI título y primer verso Foto biografía wikipedia poemas obras Relacionados con o dedicados a Leopoldo Lugones buscar enlaces nuevo aleatorio selección poemas
MENÚ DE POEMAS por TÍTULO y primer verso

A Buenos Aires

A la hora en que a la tarde le aparecen ojeras

A LA LUNA DE VERANO

A LAS MÁSCARAS

A LOS GAUCHOS

A MIS CRETINOS

A RUBÉN DARÍO Y OTROS CÓMPLICES

A su isla umbrosa siempre fiel

A TI

A TI SOLA (Romanzas del mar y de la estrella)

A TI, ÚNICA

A tu punzante sorna

Abandonada al lánguido embeleso

Abre la flor su tímido capullo

ABUELA JULIETA

ADAGIO

Agobia con la esbeltez

Agobia un árbol con la pesadumbre

Al diáfano candor de un cielo vago

Al hilo de estas coplas, en frágil sarta

AL JOROBADO

Al llegar la hora esperada

Al matinal

Al ofrecerte una rosa

Al pie del tala inmóvil y sombrío

Al promediar la tarde de aquel día

Al ras del camino de amplitud serena

Al reanudar su amoroso convenio

Al rendirse tu intacta adolescencia

ALAS

ALBA

ALBA

ALBA

Allá en el fondo del mar

Allá sobre el oleaje macilento

ALLEGRO, MA NON TROPPO

ALMA VENTUROSA

Altísimo y sutil cirro de plata

Altos e invisibles sobre la laguna

Alza una gaviota el vuelo

Alzan su loa hermana

AMAPOLA

Amor

Amor que en una soledad de perla

ANDANTE

Ante mi ventana, clara como un remanso

Antes de hallar escondida

Apaciguando el gran río

ARIA DE MEDIA NOCHE

Arrobamiento divino

Aunque temprano, se aletarga el día

AURORA

AVE MÍA GRATIA PLENA

Ayer, en la tibieza de la paja

Bajo el alero de las golondrinas

Bajo el denso tallar cuyo reposo

Bajo el remoto azul de un cielo en calma

Bajo el sopor de la siesta

Bajo la calma del sueño

Bajo los fluidos bucles en que flota

BALADA DEL FINO AMOR

Bienhaya ese sabio

Bondad de las noches solas

Bosteza la Martina

Cabe una rama en flor busqué tu arrimo

Cada vez más hundido en su misantropía

Callada noche de amor

Calló por fin el mar, y así fue el caso

CAMELIA

CANTARES DEL MAR Y DE LA LUZ

CANTINELA A PIERROT

Cierro los ojos, sereno

CISNES NEGROS

CLARIDAD

CLARO DE LUNA

Claro fue nuestro amor; y al fresco halago

Como delgado alambre, un aura fría

Como en un fondo de agua ligera, honda y tranquila

Cómo se llama el corazón lo augura

Como un ratoncillo gris

Con el corazón y la cabeza

Con el lúcido temblor

Con irritados cobres se colora

Con la aurora estival rompe su coro

Con la extática elevación de un alma

Con pérfido aparato

Con su saya de viejos brocateles

Con tu pantalla oval de anea rara

CONJUNCIÓN

Corazón que bien se da

CREPÚSCULO

CREPÚSCULOS DEL JARDÍN

Crrr... rrric- Crrr... rrric. En la pared que trepa

Cuando el campo está más solo

¡Cuánto te quiero, Blanca, cuánto te quiero!

Cuatro bellezas tiene el año

DE LA MUSA AL ACADÉMICO

De las aguas luminosas

De vuelta a la casa, en lo eterno

Deja caer las rosas y los días

Del árbol que aterido se avejenta

Del bravo calor surgió lenta

DELECTACIÓN MOROSA

DELEITE ESTIVAL

DELICIA

DELICIA OTOÑAL

Desamparo remoto de la estrella

Desde el abismo distante

Desde que el horizonte suburbano

Desde su alta tribuna

DESPEDIDA

DÍA CLARO

Dijo la dama al poeta

Dilatábase en campos sin vallas

Dilatado en ferviente apogeo

DÍPTICO GALANTE

DIVAGACIÓN LUNAR

Dormía la arboleda; las ventanas

EL AMOR ETERNO (Violonchelo)

EL AÑO DICHOSO

EL ARACUCÚ

EL ARCO IRIS

EL ASTRO PROPICIO

EL ATAJA-CAMINOS

EL AVE MARINA

EL BOYERO

EL BUEY

EL CACHOLOTE

El calor, de vibrante, parecía sonoro

EL CANTO DE LA ANGUSTIA

EL CARPINTERO

EL CHINGOLO

EL COLOR EXÓTICO

El comandante G. me refirió aquella noche un cuento extraño

El crepúsculo sufre en los follajes

El día, con jadeante fatiga de labriego

El diván dormitaba; las sortijas

EL DOLOR DE AMAR

EL ENCANTO DE LA NOCHE

EL ENCANTO DE LA TIERRA

EL ÉXTASIS

EL FEDERAL

EL HALCÓN

EL HERMOSO DÍA

El horizonte de ópalo ya apenas arde

EL HORNERO

El insinuante almizcle de las bramas

EL JILGUERO

ÉL LLORA SANGRE

EL LORO

EL LUCERO

El maestro carpintero

EL MAL INEFABLE

El mar, lleno de urgencias masculinas

EL MARTÍN PESCADOR

EL NIDO

EL NIDO AUSENTE

EL NORTE

EL OJO DE AGUA

EL ORIENTE

EL PAÑUELO

EL PESCADOR DE SIRENAS

EL PICAFLOR

EL PIERROTILLO

EL PIRINCHO

EL PITO-JUÁN

El pleno sol goza enhiesta

EL PONIENTE

EL PRIMER VUELO

El Rey del Bosque en la quebrada umbría

EL SOL

EL SOL DE MEDIA NOCHE

EL SOLTERÓN

EL SUR

EL TALLER DE LA LUNA

EL TERO

EL TRONCO MUERTO

EL ZORZAL

ELEGÍA CREPUSCULAR

EMOCIÓN ALDEANA

EMOCIÓN PRIMAVERAL

En aquel día de oro suave

En argentino raudal

En cada ola que va a dar

En el jagüel, más trémulo, la rana

En el parque confuso

En la gloria del sol palpita el mundo

En la llama del verano

En la punta del chopo (tan alta

En la ribera

En la soledad tenebrosa

En la tarde suave y cálida

En la trama ligera

En las tinieblas que forman como un atrio

En su abstracto candor, el tiempo vano

En una inflamación de oro ligero

ENCANTO

ENDECHA

Érase una caverna de agua sombría el cielo;

Es la brisa tibia y leda

Escala, escala, escala

Espéjanse en la Ciénaga tranquila

ESTAMPAS JAPONESAS

Evocando tristes cruces

ÉXTASIS

FATALIDAD

Fiel al tormento que me desgarra

Floreció, con la lluvia, en los jardines

FLORES Y ESTRELLAS

Fútil cantora, sonora cigarra

GAYA CIENCIA

GLORIA OTOÑAL

GLORIA SOLAR

Gotea, muda, la fuente

Grave en la decadencia de su prez soberana

Grave fue nuestro amor, y más callada

Habéis de saber

Hasta que en el Oriente palideció el lucero

Hecho un primor

HIMNO A LA LUNA

HISTORIA DE MI MUERTE

HOLOCAUSTO

HORAS CAMPESTRES

HORTVS DELICIARVM

Íbamos por el pálido sendero

Implacable ansiedad de querer tanto

INEFABLE AUSENCIA

Infinitamente gimen los ejes broncos

INTERMEZZO

INTERMEZZO

INVIERNO

JACULATORIA LUNAR

LA ALCOBA SOLITARIA

LA BLANCA SOLEDAD

La bruma crepuscular

LA CACHILA

LA CALANDRIA

La casita del hornero

LA COQUETA

LA COTORRA

LA CURRUCA

LA ESTRELLA DEL DOLOR

LA ESTRELLA DEL PESCADOR

La florida acacia

LA GARZA

LA GOLONDRINA

LA GRANIZADA

LA HORA AZUL

LA JOVEN ESPOSA

LA LECHUZA

La luna está rosada

La luna nueva en lo más hondo

¡La luna! Por mis pálidos castillos

LA MAÑANA

La media noche, sobre la montaña

La miseria se ríe. Con sórdida chuleta

LA MONJITA

LA MUERTE DE LA LUNA

LA MUERTE DE LAS VELAS

LA NIDADA

LA NOCHE PURA

La noche, sobre un leve cielo malva

LA NOVIA IMPOSIBLE

LA NUBE DE LA TARDE

LA PALMERA

LA PASIÓN

LA PERDIZ

LA PERFECTA

La pureza celestial

LA TARDE CLARA

La tarde, con ligera pincelada

La tarde coronábale de rosas

La tarde en muelle lasitud declina

La tarde, en su inmensa masiega

La tarde sobre la palpitación marina

LA TORCAZ

LA TIJERETA

LA TÓRTOLA MONTARAZ

LA ÚLTIMA CARETA

LA URRACA

LA VEJEZ DE ANACREONTE

LA VIOLETA SOLITARIA

Lánguido mar de ceniza

Lánguido nudo de tul

Largas brumas violetas

LAS CIGARRAS

LAS CIUDADES

LAS FATALES

LAS MANOS ENTREGADAS

Las tres hermanas de mi alma

Las tres hermanas de negro

Lector, este ramillete

LEÓN CAUTIVO

LIED DE LA BOCA FLORIDA

LIED DE LA ESTRELLA MARINA

LIED DEL SECRETO DICHOSO

LIED... EN LA CIENCIA DE AMAR

Llenábanse de noche las montañas

Llora sangre el mártir en su áspera rama

Llora una lenta palidez de ocaso

Llueve en el mar con un murmullo lento

LOS CÁPTAROS

LOS CELOS DEL SACERDOTE

LOS DOCE GOZOS

LOS FUEGOS ARTIFICIALES

LOS OJOS DEL CREPÚSCULO

LOS PUÑALITOS

LOS TORDOS

LUNA BOHEMIA

LUNA CAMPESTRE

LUNA CIUDADANA

LUNA CREPUSCULAR

LUNA DE LAS TRISTEZAS

LUNA DE LOS AMORES

Luna, dorada luna

LUNA LLENA

LUNA MALIGNA

LUNA MARINA

LUNA PRIMAVERAL

Luna, quiero cantarte

Luna, son las doce

LUNOFILIA

MADRUGADA

MAÑANA DORADA

MAPAMUNDI

Máscara rosa o crema

Me infunde amable consuelo

MELANCOLÍA

Mientras con vago suspiro

Mientras cruza el tranvía una pobre comarca

Mientras en el sendero

Miré, al descansar la escopeta

Moriré sin verlo, dijo

Nevó y sobre la tierra descendió

NEW MOWN HAY

NIEVE FLORIDA

No turba la tarde un vuelo

Noche obscura, viento leve

NOCTURNO

NOCTURNO

NOCTURNO

Nubecilla de la mar

NUBES

Nunca gocé ternura más extraña

Obsta con densa máscara de seda

OCASOS SALVAJES

OCEÁNIDA

Oda a la desnudez

ODA AL AMOR

ODELETA A COLOMBINA

Oh amiga que tan dulcemente amparas

Oh carbón del delirio que en morosa

¡Oh la dicha de haber estado grave

¡Oh luna! que diriges como sportwoman sabia

OJOS NEGROS

OLAS GRISES

OLAS QUIETAS

OTOÑO

Oye, Amada, la noche. Qué serena

PAISAJES

PAJARITOS DE INVIERNO

Palidez apasionada

Para que nada sus vuelos estreche

PARADISÍACA

París... El bosque... Tú... Tarde azulina

Parque sentimental; senda escondida

PASEO SENTIMENTAL

PASIÓN

Pidiéndome la muerte, tus collares

PLEGARIA DE CARNAVAL

PLENITUD INVERNAL

PLENO SOL

Poco a poco, adquiriendo otra hermosura

Por el serenado ambiente

POR LA RÚSTICA SENDA...

Por la rústica senda de los cercos, que aclara

Praderas que florecen subiendo a la montaña

PREFACIO

PRIMAVERA

Primogénita ilustre del Plata

Prolonga la campana

¡Qué hermosas las mujeres de mis noches!

QUIMERA LUNAR

RAMILLETE

Raza valerosa y dura

REPIQUE MATINAL

Ritmo dulce y vulgar del mejicano

Rogué al amor, por no verte

ROMÁNTICA

Romanza del perfecto amor

ROMANZA SIN PALABRAS

RONDÓ

ROSA DE OTOÑO

ROSA MARCHITA

Rosa marchita que el amante guarda

RUE DE CASTIGLIONE

Run... dun, run... dun... Y al tremolar sonoro

Sabio jorobado, pide a la taberna

Sahumáronte los pétalos de acacia

SALMO PLUVIAL

SCHERZO

Señor Arcadio, hoy es la fiesta

Señores míos, sea

Septeto de otoño. EL AMOR ETERNO (Violonchelo)

SERENATA

SERENIDAD

SERENIDAD

Si algo en estos versos tiene la eficacia

Si tengo la fortuna

SILENCIO

Silencio y agua enorme... En la lejana

Sin un rizo ni un chapuz

Sintiendo vagar por su elegante persona

Sobre el estanque en cuya inmóvil lastra

Sobre el gajo trunco de un árbol en ruinas

Sobre el quieto mar azul

Sobre el remanso azul, agudo acecha

Sobre el repicado cinc del cobertizo

Sobre la nave temprana

SOBRE LAS OLAS (Valse por Juvencio Rosas)

Sobre los campos yermos, una temperie leda

Sobre tu grácil facha

Socarrón, perspicaz, sonoro

Sólo ha quedado en la rama

Son de tu clientela

SONATA PRIMAVERAL

Soñé la muerte y era muy sencillo;

SOPLO PRIMAVERAL

Su alta crin el mar enarca

Su andar de doncella inquieta

Su falda, más coqueta por sencilla

Su tumbada grandeza arropa el blando

Tan jovial está el prado

TARDE

Tarde inmensa en la calma del mundo

TARDES MARINAS

Tendió al ras de los campos su arco gigante el día

TENTACIÓN

¡Tero-tero, tero-tero!...

Tic-tic... tic-tic-tic... Y en el pío

Tiende el sol occidental

Tiene manto negro y celeste

TONADA

Tú apaciguas mis horas batalladas

Tu recuerdo es como un olor de rosas

TUBEROSA

Un gemidito titila

Un hálito de aroma a la vislumbre

Un leve silencio de llovizna de oro

Un poco de cielo y un poco de lago

¡UN POETA!

¿Un Poeta? Es preciso. Dios no trabaja en vano

UN TROZO DE SELENOLOGÍA

Una arista, una cerda, un hilo, un copo

Una mecha de paja al desgaire

Una noche muy clara todavía

Una sombra fugaz gira en el claro

VALSE NOBLE

VARIANTE

VENUS VICTA

VERANO

VERANO

VIDALITAS

VIENTO Y OLAS

Vórtices del mar en las rocas, cuando

Vuelve con las canículas eternas

Y a la fuerza genuina

Y era aquella una noche de las noches más bellas

Y largó el cielo el trapo de sus nubes lejanas

Ya el tordo ministril canta en las vides

Ya vuele errática y ligera

Yo andaba solo y callado